¿Cómo fijar el precio de un producto o un servicio?

¿Cómo fijar el precio de un producto o un servicio?

Muchas veces me encuentro con que mis alumnos de marketing digital pasan por alto que la fijación del precio es una de las variables de marketing que más influye en las ventas de un producto, y que son incapaces que fijar correctamente el precio de un servicio o de un producto. Vamos a ver ¿Cómo fijar el precio de un producto o un servicio?

Este artículo tiene por objetivo ayudar a establecer el precio correcto de cualquier producto o servicio.

  1. Fijación del precio por coste + margen. Es decir, calculamos qué cuesta ofrecer un servicio o qué cuesta crear un producto y le añadimos el margen que sea necesario para obtener la rentabilidad esperada. Esta es la única manera de fijar los precios que se les ocurre a mis alumnos, y no está mal! Pero no puede ser la única. Debemos ponderar otras variables.
  2. Fijación del precio según la competencia. Los precios de nuestra competencia deben tenerse en cuenta como referencia y debemos fijar el nuestro en función de si deseamos posicionarnos por encima, igual o por debajo. De esta variable no solo depende la rentabilidad del proyecto sino que también tiene un fuerte efecto sobre nuestra imagen de marca.
  3. Fijación del precio según cuánto aguanta la demanda. Esta forma de fijar los precios siempre sorprende a los alumnos y en cambio es una de las más utilizadas, sobre todo para los servicios. Consiste en fijar un precio en función de los parámetros 1 y 2, e irlo subiendo de forma regular para ver si siguen llegando pedidos. En el momento en que notemos que se frenan, seguramente hemos llegado al precio “justo” percibido por nuestros clientes.
  4. Fijación del precio según el ciclo de vida de un producto. Un producto o un servicio no debería tener el mismo precio cuando nace y deseamos que la gente lo conozca, que en pleno funcionamiento, o cuando ya se descataloga y lo publicamos en nuestra “ganga list”.

Deberíamos tener en cuenta estas 4 variables cada vez que fijamos un precio.

Existe una quinta variable que es un poco peligrosa pero que puede tener sentido en ciertos casos:

  • Fijación del precio según el canal de distribución. Es decir, para unos clientes tenemos un precio y para otros otro precio, depende del canal de distribución por el que lleguen y del tipo de cliente. Esta quinta variable es útil cuando estás ya bien establecido y manejas bien una estrategia de precios. No la recomiendo al iniciar una actividad o al realizar un business plan… más vale centrarse en las 4 anteriores.

Bien, espero que esta información te haya sido de utilidad y que a partir de ahora ya sepas cómo fijar el precio de un producto o un servicio, y que cuando tengas que hacer un business plans, calcules bien los precios o al menos lo hagas un poco más de rigor.

Nos vamos hablando

Un abrazo.

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *