Nuevas tecnologías en el ámbito de las artes escénicas

El pasado miércoles 18 de noviembre, tuve el placer de participar como ponente en el Simposio “Nuevas tecnologías en el ámbito de las artes escénicas” organizado por aPortada y CIATRE, con el objetivo de ayudar a compañías de teatro, y en general de todas las empresas relacionadas con las artes escénicas, en su comunicación online.

La jornada empezó con una interesantísima ponencia de Jordi Sellas titulada “Marketing Cultural de Nueva Generación“, entre otras muchas cosas, nos explicó cómo el Marketing Cultural es un Marketing de Experiencias y cómo esto supone una ventaja competitiva y que, por lo tanto, deberíamos centrar la comunicación en la transmisión de que es una “experiencia positiva y en directo”, algo que cada vez es más raro en este mundo lleno de experiencias virtuales.

Tras dejar el listón muy alto tanto en la calidad de la ponencia como en la del ponente, me tocó el turno a mí. Mi ponencia se tituló “Los 10 errores más comunes en la comunicación online de empresas del mundo de las artes escénicas“. Para realizar ésta ponencia, analicé previamente las páginas web de una veintena de asistentes y en mi presentación fui enumerando los errores de comunicación que estaban cometiendo (aunque procuré utilizar las páginas más como best practice, que como ejemplos de mala praxis). Algunos de estos errores son por ejemplo, no tener en cuenta quién es el público objetivo de la página, utilizar tecnología no adecuada para realizar páginas web, no tener en cuenta el potencial de la web 2.0 en sus comunicaciones, etc.

Adjunto bajo estas líneas el power point que utilicé para ilustrar la ponencia.

Tras mi ponencia, realizamos una pausa para almorzar y por la tarde reprendimos la jornada con una sesión impartida por Daniel Olivares, en la que nos explicó la base de la conversión de visitas a usuarios.

La jornada finalizó con Georgina Cisquella, una excelente comunicadora, con una amplia experiencia en comunicación cultural, que nos impartió una interesantísima ponencia titulada “Teatro, Internet y Medios de Comunicación“, en la que nos mostró las últimas tendencias en comunicación. Para mí, fue realmente una fuente de inspiración.

Desde estas líneas no puedo más que agradecer tanto a aPortada como a CIATRE el que me invitaran a participar en estas jornadas y a felicitarlos por la organización del evento.

Reseña de “LA SEÑORA DE LOS LABERINTOS” de Karl Schroeder – La Factoria

La Señora de los Laberintos, Karl SchroederAhhhhh!… (<— suspiro), cómo me gusta la Ciencia Ficción hard. ¡Cuánto la echaba de menos!

Este es un libro interesantísimo, que crea sueños y que libera la mente de cualquier preocupación. Un bálsamo para antes de ir a dormir. Aunque su lectura requiere una concentración absoluta y cierto esfuerzo intelectual que por suerte, se ve recompensado por las buenas horas que te hace pasar mientras lo estás leyendo.

El libro sitúa nuestros personajes en un futuro lejano en el que el Sistema Solar está colonizado por los humanos, en el que algunos humanos han evolucionado a algo más allá y en el que la inteligencia artificial también ha evolucionado más allá de toda expectativa.

Nuestros protagonistas viven en la Corona Teven un hábitat situado cerca de Júpiter y que tiene forma toroidal. Sin duda, un mundo inspirado en el Mundo Anillo de Larry Niven, pero que contrariamente al de éste último, sus habitantes no viven aislados del resto de la humanidad, si no que tienen por vecinos otros hábitats humanos con los que los fundadores de la corona se relacionan cuando lo desean.

Tanto la Corona Teven como el resto del universo humano, está colonizado por millones de personas que pueden convivir juntas, solo que no están todas situadas en el mismo plano de la realidad. Gracias a lo que el autor llama colectores, cada sociedad puede crear un entorno en el qué moverse e interactuar con sus seres próximos sin interferir con otras sociedades. O sea, que en un mismo punto físico pueden convivir muchas sociedades creadas por colectores distintos, sin que interfieran las unas con las otras. Cada sociedad creada por un colector es una cultura en sí misma, con una historia, mitología y tecnología únicas, aunque virtuales. La interacción entre humanos de colectores diferentes es limitada y uno de nuestros protagonistas es una diplomática que se mueve entre sociedades de diferentes colectores y que será quien nos vaya descubriendo cómo es su mundo.

Esta sociedad teóricamente idílica, empieza a desmoronarse cuando una entidad llamada 3340 empieza a interferir con los colectores e intentar derribar las barreras que mantienen la tecnología bajo control.

En el libro tenemos nanotecnología, terraformaciones, realidad virtual, viajes interestelares, IA que se cree Dios, post humanos que también se creen Dios, y un sinfín de cosas más que hacen que su lectura sea realmente una gozada.

El autor, que tiene una forma de narrar la historia que recuerda a Greg Bear, se esfuerza en todo momento por hacer creíble el universo y por explicarnos la filosofía de sus habitantes y su interesante sistema político basado en las teorías del código abierto que todos conocemos.

En definitiva, un libro 100% recomendable que vale la pena leer.

Reseña de “CON OJOS NUEVOS” de Alessandra Borghese, Ediciones Rialp

Con ojos nuevos, Alessandra BorgheseEste es un libro que sale de lo que acostumbro a leer normalmente (Ciencia Ficción o lecturas profesionales). De hecho, ni siquiera lo compré, me lo regaló un amigo que pensó que me gustaría dedicar unas horas a conocer a Alessandra Borghese. Y esto es lo que hice, dediqué un fin de semana a leer este libro.

El libro es una autobiografía que narra la historia de la autora desde que, a los 16 años, uno de sus amigos se suicida delante de ella, hasta su conversión al catolicismo más ortodoxo. Pasando por un matrimonio desgraciado (y posterior muerte de su exmarido), por su trabajo en Nueva York en American Express y como promotora de exposiciones artísticas ya de vuelta a Roma.

Desde luego, con esta sinopsis, no es un libro que invite a su lectura. Pero lo importante no es lo que le pasa a la autora, si no las reflexiones que va haciendo a lo largo de la narración de su vida y que acaban llevándola a redescubrir la fe católica y a mirar “con ojos nuevos” su existencia y todo lo que la rodea.

Y lo cierto es que consigue que pienses y busques sentido a lo que estás haciendo en tu vida. Por eso me lo regaló mi amigo, y se lo agradezco.

El libro consta de tres partes. En la primera, la autora sitúa su vida en un contexto social y unos acontecimientos que la modelan y la convierten en alguien más bien frívolo y con ganas de diversión sin un objetivo claro. En la segunda parte, el castillo de naipes sobre el que ha montado su día a día se va desmoronando, y empieza a ver la necesidad de crear una base más sólida para su existencia. En la tercera parte, nos habla ya de su conversión al catolicismo ortodoxo y de la nueva orientación de su vida.

Esta última parte es un poco confusa porque habla de temas litúrgicos y de teoría del catolicismo que no sabía ni que existía… pero precisamente este desconocimiento hace que sea interesante leer sobre ello.

En definitiva, como creo que tardé unas 3 ó 4 horas en leerlo,  mi veredicto es que vale la pena dedicarle el tiempo y conseguir luego unas horas más para reflexionar sobre lo leído. El libro no deja indiferente.

Reseña de “UN DESTELLO EN EL CIELO” de Kay Kenyon – La Factoría

Destello en el CieloUn Destello en el Cielo es un libro diferente. En ciertos aspectos es el típico libro de Ciencia Ficción de “descubrimiento de mundo alienígena”, pero el mundo que nos muestra es realmente original, bien construido y con personajes trabajados.

La historia nos narra las aventuras del piloto espacial Titus Quinn en un universo paralelo al que ha accedido a través de una especie de agujero de gusano cuando estaba en misión espacial.

La primera vez que visita este universo paralelo (bautizado como Omniverso por Kay Kenyon) lo hace por accidente y con toda su familia. La familia queda varada en el Omniverso y Titus Quinn aparece en el universo normal, sin memoria y con 14 años de más (aunque en el mundo real sólo han pasado unas semanas).

La corporación para la que trabaja lo aparta de todo plan espacial y lo condena al ostracismo, porque no cree nada de lo que cuenta (pequeños retazos de memoria). El tiempo pasa y el protagonista queda sumido en una fuerte depresión, hasta que a causa de un accidente en otra nave espacial, la corporación empieza a dar crédito a la posibilidad de que exista un universo paralelo y decide organizar una misión para investigarlo.

El Omniverso que nos narra Kenyon es interesante. En él viven diversas razas, algunas de ellas humanoides. Desde hace centenares de años, desde Omniverso pueden ver partes de nuestro universo, cosa que ha hecho florecer toda una cultura parecida a la china medieval, aunque la raza que domina y que tiene subyugado a todo el Omniverso, los Tarig, no sabemos de dónde provienen, poseen tecnología sofisticada (con viajes espaciales incluidos) y teme a nuestro universo.

En ciertos momentos los Tarig recuerdan a los Goauld de Stargate, aunque la construcción del Omniverso es completamente original y más o menos consistente.

La única crítica que haría es acerca de la irregularidad del ritmo del libro. En ciertos momentos llega a aburrir, en otros consigue que leas horas seguidas. También es algo decepcionante cuando a medida que se acerca el final vas dándote cuenta de que la autora no puede terminar el libro en las páginas que quedan y empiezas a sospechar que habrá una segunda parte. Cuando terminas el libro, queda claro que es sólo una primera parte, y cuando investigas un poco más, descubres que es el primero de tres libros (A World Too Near y City Without End). Esto explica algunas escenas de relleno y el ritmo desigual del libro.

Aun así, el libro vale la pena ser leído y es entretenido, pero no le daría un 10, hay libros más entretenidos con los qué pasar el rato.

Sobre la autora: Key Kenyon. Es interesante conocer que comenzó su carrera como escritora publicitaria y actriz, ya que esto explica en parte, la frescura de su propuesta y la originalidad. Esta es su octava novela y ha sido finalista en el premio Philip K. Dick y el John W. Campbell