Artículos escritos sobre creación de negocios online y ebusiness.

Qué son las capacidades dinámicas y para qué sirven

Las capacidades dinámicas son las distintas habilidades, procesos, procedimientos, estructuras organizativas, reglas de decisión y disciplinas que permiten la detección y captura de las oportunidades que aparecen en una empresa. Esta es la definición académica. Espero que la entiendas. Si no, sigue leyendo, por favor.

Las capacidades dinámicas permiten a las empresas crear, implementar y proteger los activos intangibles que, a largo plazo, van a permitir un rendimiento comercial superior. De ahí que sea importante detectar en tu empresa cuáles son estas capacidades y que las fomentes. Las empresas con fuertes capacidades dinámicas son mucho más emprendedoras y se adaptan mejor a los cambios en el mercado.

Cuando intentamos entender qué es un modelo de negocio y utilizamos la definición de Osterwalder decimos que un negocio es un sistema por el cual, con unos recursos, somos capaces de crear valor para un segmento de mercado y luego somos capaces de recoger ese valor en forma monetaria. Pues bien, dentro de estos recursos es dónde se encuentran las capacidades dinámicas.

Pero no son las únicas…

¿Por qué las llamamos capacidades dinámicas?

Pues por contraposición a las capacidades no dinámicas. Las dinámicas permiten cambiar, hacer evolucionar la empresa. El resto de las capacidades de una empresa permiten que opere con normalidad, y obviamente son igual de importantes que las dinámicas. Es sólo que disponer de capacidades dinámicas en entornos en pleno movimiento como el actual, se ha convertido en una ventaja competitiva. De ahí que ahora estemos hablando de esta capacidad.

Tipos de capacidad dinámica

Hay tres tipos de capacidad dinámica:

  1. La capacidad de saber detectar las oportunidades y las amenazas.
  2. La capacidad de saber aprovechar las oportunidades.
  3. La capacidad de mantener, combinar y hacer crecer los activos tangibles e intangibles de nuestra empresa.

Entre ésta última se encuentra la que es estudio de mi doctorado: la capacidad para adaptar un modelo de negocio cuando esto es necesario. Mi pregunta de investigación es “Si todo el mundo sabe que cuando el mercado cambia,  las empresas también tienen que cambiar. ¿Por qué hay empresas que no cambian y mueren?”

Obviamente las respuestas son múltiples y no todas se encuentran el campo del “management” algunas de ellas se explican desde el punto de vista del comportamiento psicológico de las personas (la aversión al riesgo, el miedo al cambio, el miedo al fracaso, etc.). En mi caso, de momento me limito a analizarlas desde el punto de vista empresarial y volviendo a las capacidades dinámicas, me estoy centrando en la capacidad de “Business Model Adaptation” es decir, la capacidad de cambiar y adaptar el modelo de negocio de una empresa para adaptarse a los cambios de su entorno.

En el momento en el que vivimos con Amazon y Alibabá desplegándose por todo el mundo, en el que la Tierra es plana y el mercado casi infinito, y en el que toda la información puede digitalizarse, me parece fundamental que alguien ayude a las empresas a adaptarse, en lugar de “vender humo” e intentar que las empresas sean disruptivas y que sean ellas quienes gracias a la innovación, rompan y transformen los mercados. Me parece poco realista que las PYMES de nuestro país vayan a poder sobrevivir siendo disruptoras… me parece más acertado ayudarlas a desarrollar la capacidad de adaptación.

Bien, no me alargo más. Este artículo sólo pretendía explicar un poco mejor qué son las capacidades dinámicas (Dynamic capabilities), y que esta reflexión te ayudará a pensar cuáles son las de tu empresa o las de tu persona. ¿Eres capaz de detectar oportunidades y amenazas? (o puesto de otra manera ¿tienes tiempo para detectar oportunidades y amenazas?) y ¿eres capaz de recombinar los recursos de tu empresa para aprovechar esas oportunidades?

Espero haber conseguido la reflexión.

Encontrarás más información sobre las capacidades dinámicas aquí. Es un artículo cerrado del mejor especialista en capacidades dinámicas. Sólo con leer el abstract ya te será de utilidad. Si tienes manera de conseguir el artículo entero, te encantará.

Si quieres saber más sobre modelos de negocio, hay dos artículos míos que te pueden ayudar:

  1. Sobre la diferencia entre estrategia y modelo de negocio
  2. Sobre si han cambiado o no los tipos de modelo de negocio

Seguimos hablando

Un abrazo

 

 

Herramienta que calcula el valor de un sitio web

Hoy hemos puesto online una calculadora que es capaz de determinar cuánto vale una página web. Lo hemos hecho porqué esta es una de las preguntas que normalmente me hacen en clase. Seguramente, si tienes página web, tu también te habrás preguntado alguna vez “¿Cuánto vale mi web?”.

Para saber cuánto vale tu web, primero realizarte algunas preguntas, y luego te indicaremos cuánto podrías facturar con un modelo de negocio basado en la publicidad y cuánto en un modelo de negocio basado en comercio electrónico. Con esto somos capaces de hacer una valoración inicial de tu sitio web que te puede ser útil en caso de que necesites valorarla.

¿Cómo calcular el valor de un sitio web? y ¿Cómo calcular la facturación online de una empresa?

A diario veo planes de empresa realizados por mis alumnos en los que predicen unos ingresos por publicidad o por comercio electrónico totalmente exagerados. Esta herramienta puede ayudar a prever los ingresos de un portal en función de su tráfico. Así, al realizar el plan financiero en un plan de empresa puedes ir extrapolando los datos de crecimiento de una página web (que están en función de la externalidad de red del negocio) y a partir de estos datos y con la ayuda de esta herramienta, puedes predecir los posibles ingresos por publicidad.

El tema de determinar el crecimiento de un portal en función de las externalidades de red de su modelo de negocio tampoco es fácil. En un negocio donde el modelo de crecimiento de sus usuarios es lineal, suele crecer muy poco a poco. En un negocio tipo marketplace (donde hay oferta y demanda, como por ejemplo Solostocks.com) los crecimientos son de entre un 12% y un 15% mensuales (geométricos), en un negocio tipo red (Linkedin por ejemplo) los crecimientos son muchísimo más fuertes y pueden superar el 20% mensual geométrico.
A este respecto, cuando trabajaba en Intercom escribí un artículo que quizás puede interesarte: ¿Por qué el contenido gratuito hace subir la facturación? (oGame)

Pero volviendo al tema del cálculo de los ingresos de un portal, si somos capaces de extrapolar el crecimiento del número de usuarios de nuestro servicio online, con esta herramienta podremos tener una pista sobre el potencial de facturación de la página. Así que puede ayudarnos a conseguir planes de empresa más realistas cuando el modelo de negocio del portal está basado en la venta de publicidad.

Por cierto, casi lo olvido… si quieres saber cuánto vale una web, aquí tienes el link a la calculadora:  Cuánto vale mi web

Nos hablamos.

¿Cuál es la diferencia entre Modelo de negocio y Estrategia?

Tanto cuando ayudo a las empresas a adaptar sus modelos de negocio al entorno actual, como cuando imparto la asignatura de creación de un Plan Estratégico para Internet, me doy cuenta de que mis interlocutores confunden estos dos términos: Modelo de Negocio y Estrategia. También confunden Estrategia con Tácticas… pero ya aclararemos estos dos últimos términos en otro artículo. En éste nos vamos a centrar en ¿cuál es la diferencia entre Modelo de Negocio y Estrategia? Con estos dos conceptos claros en mente, podremos avanzar en la reconversión de nuestro negocio actual con más facilidad.

Para ir directos al grano y por si no deseas leer todo el artículo, de forma sucinta, “Modelo de Negocio” hace referencia a la lógica de una empresa, a la forma en la que opera y en cómo crea valor para sus accionistas. En cambio, “Estrategia” es la elección del modelo de negocio con el que la empresa va a competir en su mercado. O sea, el modelo de negocio que utilices depende de la estrategia que desees realizar.

Vamos ahora a desarrollar un poco más ambos conceptos para que te queden más claros:

¿Qué es un Modelo de Negocio?

El origen de la expresión “Modelo de Negocio” lo encontramos en Peter Druker en los años 80, pero el término ha evolucionado muchísimo los últimos 20 años con la aparición de internet y con la necesidad de adaptación de las empresas a este nuevo entorno. Una definición actualizada es:

“Modelo de Negocio es la representación de la arquitectura de valor de un negocio que muestra cómo una empresa o una organización puede ofrecer una propuesta de valor a determinados segmentos de mercado, cómo define la estructura de la cadena de valor que se necesita para poder ofrecer esa propuesta y cómo define los mecanismos de captura del valor que la empresa u organización va a utilizar para generar sus ingresos”.

Por si no te queda claro:

Las funciones de un modelo de negocio son:

  • Articular la propuesta de valor de la empresa. O sea, definir qué ofreces que te hace único.
  • Identificar los segmentos de mercado que la empresa desea atacar.
  • Definir la estructura de la cadena de valor interna que va a necesitar para ofrecer la propuesta de valor y estimar el coste de mantenimiento de la estructura. O sea, y con palabras llanas, qué necesita para ofrecer su propuesta de valor y cuánto va a costar.
  • Definir la arquitectura de captura de valor y estimar los beneficios que obtendrá al capturar el valor. O sea, cómo obtendrá los ingresos y cuáles van a ser.
  • Cuál será su posición respecto a la competencia.

Desde mi punto de vista, la mejor forma para representar un Modelo de Negocio es con un Canvas (imagen adjunta y enlace al pie de artículo). Aunque la parte de la competencia queda un poco coja en un Canvas y es mejor tratarla a parte (enlace en el pie del artículo sobre cómo hacer un análisis de competidores).

Modelo de Negocio

¿Qué es una Estrategia?

Es la creación de un plan que te llevará a conseguir tus objetivos. No es el plan, son las decisiones que deberás tomar para crear el plan. Estas decisiones también incluyen en plan de contingencia, es decir, qué harás en caso de que tu competencia haga algo o algo cambie. El modelo de negocio forma parte de ese plan. O sea, primero decides cuál será tu estrategia y luego eliges el modelo de negocio que más te conviene. Lo que pasa es que muchas veces es más fácil decidir cuál será tu estrategia cuando pones sobre un papel los diferentes modelos de negocio que puedes elegir, de ahí la confusión. También ocurre que a veces, las pequeñas empresas tienen modelo de negocio, pero no siguen ninguna estrategia (esto es malo, obviamente… pero así es la realidad).

Espero haberte sido de utilidad y que ahora tengas más claro cuál es la diferencia entre Modelo de Negocio y Estrategia.

 

Encontrarás más información en estos enlaces:

  • Evolución de las definiciones de Modelo de Negocio y los componentes que lo forman en este artículo de Zott, Amit y Massa: Qué es un Modelo de Negocio
  • Mi modelo sobre cómo hacer un análisis de competidores en internet: Cómo hacer un análisis de competidores
  • Sobre Modelos de Negocio y cómo utilizarlos para ganar a tu competencia en este artículo de Ramón Casadesús y Joan Ricard: modelos de negocio para competir
  • Enlace en el que encontrarás un vídeo explicando cómo utilizar un Business Model Canvas y un formulario para que te descargues de forma gratuita la versión oficial del modelo: Business Model Canvas

Si necesitas ayuda personalizada para adaptar tu modelo de negocio a la estrategia que decidas, no dudes en contactarme.

Nos hablamos.

Un abrazo.

 

¿Han cambiado los tipos de modelo de negocio online?

La adaptación del modelo de negocio de una empresa a lo largo del tiempo es un factor clave para la supervivencia de dicha empresa, a medio y largo plazo. Pero ¿los tipos de modelo de negocio en internet han cambiado desde 1992 cuando se creó el primer sitio web, hasta nuestros días?

Tipos de modelo de negocioTodo depende de que clasificación utilicemos.

Con una clasificación general como la de las “4C” de Wirtz, Schilke y Ullrich (2010) (la de la imagen junto a estas líneas) observamos que las tipologías no han cambiado. Los negocios que se crearon a finales de los 90 y los negocios creados durante 2018, pueden ser clasificados en uno de estos cuatro tipos:

  1. Negocios orientados a la creación/selección/compilación de contenidos (prensa online, blogs, youtubers, etc.)
  2. Negocios orientados al comercio electrónico tanto si cierran transacción como si no (Amazon, eBay y cualquier tienda online)
  3. Negocios orientados a dar contexto a la información (este es el caso de Google, por ejemplo)
  4. Negocios orientados a dar servicios de networking (Facebook, Linkedin, etc.).

Aunque hay algunos cuyo modelo es híbrido, como por ejemplo Youtube, que a la vez da contexto a contenidos, pero incluye también funciones de red social. Lo mismo podría decirse de Instagram si lo consideramos más que una red social.

Por otro lado, y volviendo al principio de este artículo, los negocios debe ir adaptando su modelo a medida que pasa el tiempo, este es el caso por ejemplo de Amazon, que empezó en 1994 como tienda online de libros, poco a poco fue incorporando su comunidad de lectores que enriquecían las fichas de los libros, luego pasó a comercio electrónico de todo tipo de producto y finalmente combina su comercio electrónico con un marketplace. Utilizando el modelo de las “4C” parece cómo si no hubiese cambiado, pero lo cierto es que dentro de lo que los autores del “4C” consideran comercio electrónico, hay todo un mundo de subtipos de modelo de negocio… pero profundizar en este tema lo dejaremos para otro artículo.

Por si te interesa el tema de los arquetipos de los modelos de negocio, te dejo esta tabla bajo estas líneas que es la que utilizo en clase cuando los explico el modelo de las “4C” y los factores clave de éxito de cada tipología, así como las diferentes fuentes de ingresos que pueden utilizar dichos negocios. (Sí, está en inglés… pero es que esta clase la imparto en inglés).

Tipos de modelo de negocio

 

Espero que la información te sea de utilidad.

Aquí encontrarás en artículo en el que los autores de “4C” explican su modelo: “4c” Business Model Archetypes

Nos vamos hablando.

Besos.

¿Sabes realmente lo que quiere tu cliente? ¡Pregúntaselo!

Porqué es tan importante generar valor para el cliente

Seguramente te has preguntado alguna vez porqué hay empresas que triunfan de forma espectacular como Google, Facebook, Amazon, Apple, Booking para citar algunas, y otras empresas que tuvieron su momento como Nokia, Sony, AOL, Yahoo, pero que hoy en día, en plena era 3.0 y entrando en la 4.0 no han sido capaces de sobrevivir o están agonizando. El mundo está cambiando de nuevo. De hecho, está siempre cambiando, pero los modelos de negocio que fueron válidos en la era 2.0, la de las redes sociales, la primera década de los años 2000, ahora no son suficientemente robustos para retener a los clientes actuales, mucho más sofisticados y conocedores de las herramientas online y de las posibilidades de internet. No tenemos más remedio que evolucionar.

Indice

La importancia de generar valor en el modelo de negocio

En las definiciones académicas de “Qué es un modelo de negocio” encontramos mayoritariamente que es un concepto abstracto que nadie se atreve a definir con concreción. Por suerte tenemos a Osterwalder (el mismo que en 2009 creó el marco de trabajo Canvas Business Model) que nos ayuda a aclarar términos y define modelo de negocio como “el sistema que crea, ofrece y captura valor”. En su web encontrarás más info sobre este modelo https://strategyzer.com/

Así que un buen modelo de negocio gira alrededor la generación de valor y la capacidad de la empresa para recuperar el valor en forma de facturación y beneficio… pero ¿Cómo podemos generar valor?

¿Cómo generábamos valor para un cliente hace 10 años?

En la época del 2.0 había negocios que con solo formar parte de ellos ya se generaba valor, lo que se denominaba “las externalidades de red” (network externalities, en inglés). Eran el tipo de negocio de floreció desde 1998 hasta más o menos 2010 y que se regían por la llamada “Ley de Metcalfe” que postula que el valor de pertenecer a una comunidad incrementa al cuadrado del número de usuarios que forman parte de ella. Este es el caso de Facebook, de eBay, de todos los portales de citas, de Wallapop, y un sinfín más de negocios online. En 2004 escribí un artículo donde explicaba qué es la Ley de Metcalfe y qué es una Red de Metcalfe, si quieres leerlo lo encontrarás aquí: Qué es la Ley de Metcalfe.

La cuestión es que en los años 2000 los negocios que operaban en forma de red de Metcalfe son los que triunfaban en ese momento y el valor era generado por la eficiencia del mercado, la complementariedad entre los productos ofertados, los lock-in’s que conseguían que los vendedores fuesen fieles al mercado y la novedad que suponía este tipo de mercado. Estas son las claves del éxito de SoloStocks, de Infojobs, de eMagister, por nombrar algunos de los negocios que creamos desde Intercom, pero también el de la mayor parte de empresas online creadas a principios de los años 2000 y que tuvieron buena vida hasta 2010 aprox.

A partir de un momento, que puede situarse entre 2008 y 2010, muchos negocios empezaron a entrar en decadencia. Al principio se atribuyó a la crisis…, al desgaste de la marca…, pero lo cierto es que el mundo online estaba cambiando y estábamos empezando a entrar en la web 3.0: la internet móvil, generalizada, con dispositivos inteligentes, con realidad aumentada, realidad virtual, big data y nuevos modelos de negocio, muchos de ellos basados en el comercio electrónico y en la interacción social.

¿Cómo generar valor en el mundo actual?

Esta pregunta no tiene respuesta fácil. Cada empresa debe analizar cómo hacerlo… pero hay varios frentes en los que podemos generar valor:

En el producto: haciéndolo confiable, con las características exactas que necesita el cliente, que sea fácil de usar, …

En cómo ofrecemos el producto: un buen proceso de marketing, un buen proceso de ventas, un servicio al cliente extraordinario, un proceso claro de facturación, …

En cómo nos relacionamos con el cliente: resolución de las incidencias de forma impecable, soporte técnico de calidad, confianza en nuestra empresa, …

… Seguramente te estás preguntando que en tu caso no lo ves claro… sigue leyendo…

¿Cómo saber qué es lo que tus clientes consideran valor?

Existe un término que se está poniendo de moda que es la co-creación… ¿Cómo podemos aplicar el concepto de co-creación al reto de saber qué es lo que quiere un cliente? ¡Pues preguntándoselo a los propios clientes! Algo que antes no habríamos hecho porque hubiera parecido una debilidad del negocio o una debilidad de liderazgo y visión de la dirección… pero que ahora, momento en el que el cliente tiene un gran poder (… y lo sabe) tiene todo el sentido el mundo que lo hagamos participar en encontrar nuevas maneras de generar valor.

Ejemplos de co-creación de valor

LEGO – Ejemplo de co-creación de valor en creación de producto: a través de LEGO Ideas  esta empresa recoge propuestas para crear nuevos productos, así se aseguran de que cuando ese producto llega al mercado tiene aceptación y que como mínimo, un número determinado de compradores se hará con él. Además, la persona que ha propuesto la idea obtiene una parte de los beneficios y es citada en las cajas como creador de la idea, premiando así la creatividad y la participación, a la vez que fidelizan a los usuarios.

ALAIN AFFELOU – Ejemplo de co-creación de valor en marketing: este fabricante de gafas ha creado Ideas4afflelou.es para proponer retos, recibir nuevas ideas y fidelizar a sus clientes. El reto que hoy tienen abierto es de marketing y preguntan a los usuarios cómo querrían el “Black Friday” de Affelou este año 2018. ¿Te das cuenta del cambio? No es que el departamento de marketing no tenga ideas, es que las ideas ofrecidas y votadas por los usuarios aseguran una buena orientación al cliente, a la vez que fidelizan y son innovadoras.

BANCO DE SABADELL – Ejemplo de co-creación de valor desde los empleados: desde 2010 el Banco de Sabadell dispone de BS Idea en la intranet de esta entidad, una comunidad creada por los empleados que, independientemente de su posición, ofrecen ideas de mejora a la dirección del banco. Hasta el momento se han aportado 21.000 ideas sobre evolución de procesos, transformación de productos y nuevas líneas de negocio.

Así que resumiendo:

  1. El futuro de tu empresa depende de tu arquitectura de valor. Es decir, cómo detectas qué consideran tus clientes que es valor, cómo consigues generar ese valor y cómo eres capaz de recuperarlo en forma de facturación y beneficio.
  2. Las formas de generación de valor en internet que eran válidas hace 15 años, ahora ya no lo son. Necesitamos nuevas fórmulas.
  3. No te cortes y pregunta a tus clientes de qué manera piensan que tu empresa podría generar más valor para su negocio (en caso de B2B) o de qué manera piensan que tu empresa les podría ser de más utilidad (en caso de B2C) … además de útil para la fidelización, realizar esta pregunta es trendy… además de agile (toma palabreja).

Nos vamos hablando

Montse.

¿Qué es la tasa de conversión de un sitio web? y cómo mejorarla

El ratio de conversión de un sitio web o la tasa de conversión, es el porcentaje que obtenemos al dividir el número de objetivos cumplidos entre el número total de visitas a un sitio web. O sea, esta es la métrica que mide el éxito de un sitio web. En inglés la llaman conversion rate.

Por ejemplo, si este mes has conseguido 20 ventas a través de tu sitio web y has tenido 600 visitas. Tu ratio de conversión es del 3,3% (un buen ratio de conversión para un comercio electrónico).

O por ejemplo, si este mes has conseguido que tus usuarios rellenen 100 formularios pidiendo más información sobre tus productos y has tenido 1.500 visitas, has obtenido un ratio de conversión de 8,3% (no está mal para un formulario de contacto, aunque podría ser mejor).

Para cada tipo de sitio web hay una definición de conversión: conseguir una descarga, una venta, una solicitud de presupuesto, una reserva, un registro al boletín, etc.

¿Por qué es importante conocer el ratio de conversión de tu sitio web?

Si lo único que mides es cuantas visitas tienes y no creas un embudo de conversión con diversos objetivos, no podrás mejorar la performance de tu sitio web. Te dedicarás únicamente a traer tráfico al sitio sin darte cuenta de que en lugar de un embudo tienes un colador que pierde usuarios por todas partes… y esto es carísimo. A la larga tendrás problemas financieros graves.

Hay 4 formas de incrementar la facturación de un sitio web:

  1. Aumentando el número de visitas
  2. Mejorando la conversión
  3. Consiguiendo un incremento del ticket medio, es decir, consiguiendo que tus clientes compren más en cada transacción.
  4. Incrementando los márgenes con los que trabajas, es decir, incrementando los precios (si tus clientes lo aguantan) o realizando mejores compras (si tus proveedores lo consienten).

La más fácil es la segunda. Si mejoras el ratio de conversión, con el mismo tráfico, el mismo precio de venta y el mismo precio de compra, obtendrás mejores resultados.

¿Cómo calcular el ratio de conversión de tu sitio web?

Lo primero que deberías decidir es qué objetivo u objetivos tiene tu sitio web. Con esta información crea un embudo de conversión como el que ves junto a estas líneas y configura los objetivos de conversión en Google Analytics. Una vez configurado podrás empezar a medir el comportamiento de tus usuarios.

El siguiente paso es empezar a trabajar el incremento de la tasa de conversión.

¿Qué ratio de conversión debería tener tu sitio web?

Para un comercio electrónico: entre un 1% y un 3%. Pudiendo llegar a 5% y hasta 9% en caso de que el producto sea muy bueno y tu seas un súper especialista en marketing digital. También hay que tener en cuenta la industria para la que trabajes.

Para una web con formulario de contacto: entre un 10% y un 15%. Cuando no pides dinero si no rellenar un formulario de contacto es más fácil obtener una buena conversión, así que lo normal es conseguir hasta 15% si el marketing digital está bien hecho y realmente atraes a tu sitio web sólo tu público objetivo.

Cuando empiezas, normalmente no llegas al 0,5% pero a medida que vas conociendo a tus usuarios y entendiendo cómo funciona tu negocio online vas mejorando esta tasa hasta conseguir los resultados esperados.

Para ayudarte un poco en determinar cuál sería tu ratio correcto incluyo este cuadro en el que Wordstream indica los ratios de CTR por industria, de los anuncios en Adwords actualizado con datos 2018. Ojo, no son los ratios de conversión del sitio, solo son los de los anuncios… pero te pueden dar una idea sobre las variaciones por tipo de sector industrial.

Si quieres leer el artículo entero, lo tienes aquí: ratios de conversión por industria.

¿Cómo mejorar el ratio de conversión de un sitio web?

Hay muchas variables que afectan a la conversión de un sitio web. Pero estas son las principales:

La velocidad de descarga: si tu sitio web va lento la gente no querrá navegar por él y se irá antes de que los hayas convertido. Además Google te penalizará por ser más lento de lo normal y encima no tendrás tráfico… así que la velocidad de descarga es importante. Mídela en la herramienta de Google: Test de velocidad de Google. Sigue los consejos personalizados que te indicará Google.

La usabilidad: asegúrate de que tus usuarios entienden bien qué hay que hacer en tu sitio web y que no se pierden por el camino. Revisa también qué tal es la navegación a través de un móvil. Realiza el test de Google: Prueba de optimización para móviles y sigue los consejos de Google en caso de que tu página no esté optimizada.

La persuasión: verifica que en tu sitio web indiques qué hay que hacer y sé persuasivo en tus mensajes explicando bien qué problema resuelves y de qué le va a servir tu producto al usuario. Hazlo de forma segmentada. Es decir, para cada segmento, una página específica, Hablando desde el punto de vista del cliente y con su vocabulario. Muestra fotos de su segmento utilizando tu producto para que se vea reflejado en ellas.

La transmisión de confianza: asegúrate de que tu web es profesional, con un diseño que refleje tus valores de marca y sea agradable para el usuario. Encripta todo el sitio web para que el navegador del usuario indique que es seguro (utiliza en https en lugar del http) y el usuario se sienta seguro. Si eres miembro de alguna asociación o cámara de comercio, indícalo también, a los usuarios les da tranquilidad saber que si tienen un problema contigo podrán recurrir a una entidad superior. En el “quienes somos” muestra fotos tuyas o de tu equipo, en general dar la cara por tu negocio transmite confianza.

La atracción bien hecha: obviamente, si la gente que entra en tu sitio web no es tu público objetivo no podrás convertirlos. Asegúrate de que el SEO y el resto de técnicas de atracción de visitas están bien hechos.

Con estos 5 consejos deberías empezar a incrementar tu ratio de conversión y por ende, tu facturación.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad.

Nos vamos hablando.

¿Cuánto vale mi web? – Descubre las 5 variables que dan valor a tu sitio web

Seguramente te has preguntado alguna vez cuánto vale el trabajo que estás realizando creando contenidos para tu sitio web y luchando para atraer tráfico y posibles clientes.

Este artículo tiene por objetivo analizar las 5 variables que afectan al valor de una web, y a la vez, mostrarte herramientas que pueden ser de ayuda para cuantificar estas variables.

¿Qué variables afectan al valor de una web?

Variables que afectan al valor de una web: el nombre de dominio, los usuarios de tu web, los segmentos de mercado al que pertenecen los usuarios, tu base de datos, tu audiencia en las redes sociales.

¿Cuánto vale un nombre de dominio?

Un dominio nuevo

El precio de mercado de un dominio nuevo oscila entre 5€ y 15€ por norma general. Todo depende de la extensión de dominio que utilices (.com, .es, .cat, etc.). Este año se han puesto a la venta una gran cantidad de nuevas extensiones y cada gestor de extensiones decide el precio de los dominios de su extensión.

Realiza una búsqueda de un dominio aquí CDmon.com para conocer el precio de ese dominio con diferentes extensiones, si fuese nuevo.

Dominios con palabras de gran valor

Existen numerosos mercados en los que comprar dominios que contienen palabras de gran valor. Si además el dominio y la extensión se convierten en una frase con sentido, el valor es incluso más alto (en inglés lo llaman “domain hacks”). Por ejemplo: www.aero.taxi está a la venta en Sedo por 699$.

Algunos de los principales mercados de compraventa de dominios son los siguientes:

Aquí encontrarás una herramienta que te busca “domain hacks” relacionados con lo que quieras: Domain Hack

Un dominio con historia

Lo normal es que tu web tenga ya un historial, si su reputación es buena, esto también se paga.

Para ver la historia del dominio, puedes acceder a: Archive.org

Para conocer la reputación de un dominio, mira en: Majestic SEO

Un dominio con historia y buena reputación vale como mínimo 1.000 euros.

El valor de tu dominio dependerá de los años que tenga y del Trustflow y el Citationflow que te asigne Majestic.com

¿Cuánto valen los usuarios de un sitio web?

Las visitas a un sitio web pueden rentabilizarse con publicidad y con programas de afiliación. Para saber el valor del potencial publicitario de tu web calcula lo siguiente:

1)      Número de visitas. Por ejemplo 100.000 visitas al mes.

2)      Páginas vistas por usuario. Por ejemplo 4 páginas por visita (mira tu Google Analytics).

3)      Páginas vistas mensuales. Las actuales te las dirá tu Google Analytics, pero si lo que deseas es hacer una predicción, entonces multiplica las visitas que crees que tendrás, por las páginas visitas por usuario.

Con Adsense podrás ganar unos 20€ por cada 100.000 páginas vistas (nada del otro mundo… pero así son las cosas)

Con programas de afiliación de los que encontrarás en Zanox (www.zanox.es), con 100.000 visitas puedes facturar unos 750€ (calculado con un ratio de conversión de 3%, 4 páginas vistas por usuario, y cobro de 1€ por contacto conseguido).

Así que más o menos, con una página de 25.000 usuarios, que generen 100.000 páginas vistas al mes, puedes facturar 770€, al año esto será 9.240€. El valor de este tipo de página web según esta variable se calcula multiplicando por 3 su facturación anual, así que el valor de página sería: 27.720€

Prueba la calculadora que hemos creado desde Quadrant Alfa: Cuánto vale mi web

El segmento de mercado al que pertenecen

Si tus usuarios pertenecen a un segmento de mercado que es apreciado por los anunciantes. Por ejemplo, mujeres entre 25 y 45 años interesadas en la cosmética. Entonces el precio la publicidad puede aumentar drásticamente pudiendo llegar a 20€ cada 1000 páginas vistas. Si son muy jóvenes, valdrán menos… y además como utilizan Adblock es más difícil hacerles ver publicidad.

¿Cuánto vale una base de datos?

Los datos de contacto de un grupo de usuarios se pagan entre 0,45€ y 0,60€ por registro, es decir, por nombre, apellidos, email, como mínimo. Súmale 0,7€ por cada criterio de segmentación que puedas ofrecer (edad, ciudad, idioma, IP, etc.). Si consigues sacarle provecho cada mes, multiplica el valor por 12 y luego, como en el caso de la facturación por publicidad, multiplica el resultado por 3 años (la teoría es que el comprador, sin hacer nada, debería poder sacarle el mismo rendimiento que tú, los próximos 3 años).

Recuerda que la Ley de Protección de datos te prohíbe vender los datos de tus usuarios, así que este es el valor si vendieses la empresa y los datos fuesen valorados como activos. Debes rentabilizarlos con publicidad o con mensajes patrocinados.

¿Cuánto vale la audiencia en las redes sociales?

Esta es fácil de calcular ya que puedes saberlo si lo enfocas desde el punto de vista de cuánto te cuesta a ti hacer publicidad en las redes sociales y conseguir más seguidores.

En Twitter y en Facebook, un seguidor cuestan más o menos 1€. Así que si tienes 1.000 seguidores, tu red tiene un valor de 1.000€. De nuevo, la segmentación o un público muy especial pueden hacer subir este precio.

Con todos estos datos, puedes calcular más o menos el valor de tu sitio web. O puedes probar la calculadora que hemos creado para la ocasión: Cuánto vale mi web

Haz tus cálculos y verás el resultado.

Aunque un consejo de emprendedora y de profesora especialista en eBusiness.

  1. Una web vale lo que estás dispuesta a cobrar por vendértela. Tienes que ir pensando: si me pagan 1.000€ me la vendería? No. Si me pagan 10.000€ me la vendería? Quizás. Si me pagan 100.000 me la vendería? Sí. Pues ala, ya tienes un rango de precios. Afina y encontrarás el valor que tú le das al sitio web.
  2. Una web vale lo que alguien está dispuesto a pagar por ella. La voluntad de compra de las personas y las empresas no siempre es racional. Así que aunque el valor calculado como lo hemos hecho durante este artículo es uno, alguien puede estar dispuesto a pagar más por él. O menos… dado el caso.

El valor final de tu sitio web será el que tenga en cuenta las 3 cosas: el valor como activo, el valor que tú le das, y el valor que le da un posible comprador. Espero que este artículo te haya sido útil.

Nos vamos hablando

Montse.

 

Del 19 al 30 de julio: Summer Startup School para emprendedores

A partir del 19 de julio se inician las jornadas del Summer Startup School en Barcelona.

Estas jornadas tienen como finalidad fomentar la cultura empresarial, motivar y dinamizar a colectivos interesados en el autoempleo y en la creación de empresas, así como ayudar a emprendedores que quieran mejorar algunos aspectos de sus proyectos.

Mi participación en el Summer Startup School será doble: por un lado, el lunes 19 impartiré una clase sobre cómo crear una empresa punto com (veremos los factores clave de éxito y los diferentes modelos de negocio, todo ello basado en mi experiencia en la creación de empresas en el seno de Grupo Intercom), y por otro, el martes 27 coordinaré un taller de Marketing Digital en el que veremos cómo realizar un análisis de competencia, cómo llevar a cabo la microsegmentación del público objetivo de un negocio y cómo programar acciones para atraer a los diferentes segmentos del público objetivo al sitio web de una empresa, para luego convertirlos en contactos comerciales.

Si te interesan éstas jornadas, encontrarás más información aquí:

http://www.summerstartupschool.com/index.php

  • Duración: 40 horas
  • Fechas: del 19 al 30 de julio
  • Horario: de lunes a viernes, de 18h a 22h
  • Lugar: Edifici CINC (C/Llull 321-329, Barcelona)
  • Precio: Bonificado a 150€ (Valor del curso 400€)

Nos hablamos.

Un abrazo.

¿Cómo hacer un buen resumen ejecutivo? (ver ejemplos)

Estos días, algunos de los Másters en los que imparto clases de Marketing Digital están llegando a su fin y los alumnos deben presentar sus proyectos de final de Máster. Estos proyectos pueden ser en forma de investigación, en forma de Plan de Marketing o en forma de Plan de Negocio. La mayor parte de mis alumnos eligen ésta última opción. Así que las tutorías de estas últimas semanas son para acabar de ultimar sus proyectos, preparar los resúmenes ejecutivos (que si bien se incluyen al principio de un business plan, se escriben al final) y para preparar las presentaciones que deberán realizar ante un tribunal de la universidad.

Durante las tutorías de esta semana me he dado cuenta que para muchos de estos alumnos, realizar un resumen ejecutivo no es tan fácil como me parece a mí. Así que para ellos, he escrito este post.

¿Qué es un resumen ejecutivo?

Un resumen ejecutivo es un documento que se entrega como apéndice de un business plan y que tiene por objetivo resumir en unas dos páginas, nuestro plan de negocio.

Este documento es el que daremos a nuestros posibles inversores en una primera toma de contacto. Nunca entregaremos nuestro business plan directamente, por dos razones:

  1. Porque nuestro posible inversor aún no sabe si le interesa o no nuestro negocio, y por lo tanto, no deseará leer un documento que puede llegar a tener más de 100 páginas (deseará como máximo, dedicar 5 minutos a escucharnos).
  2. Porque no conocemos a nuestro futuro inversor (…podría ser un futuro competidor) y no vamos entregando nuestro business plan a cualquiera.

¿Cómo se puede realizar un resumen ejecutivo de forma fácil?

La manera más sencilla y efectiva (o al menos ésta es mi opinión en base a mi experiencia) para hacer un buen resumen ejecutivo es plantearlo en forma de FAQs (Frequently Asked Questions), es decir, en forma de preguntas que pueden plantearse nuestros posibles inversores y que miraremos de responder en tres líneas máximo por pregunta.

¿Qué preguntas se plantea un posible inversor?

Estas son algunas de las preguntas a las que nuestro resumen ejecutivo, como mínimo, debería responder:

  1. ¿Qué problema has detectado?
  2. ¿En qué consiste el proyecto? (¿Cómo vas a arreglar el problema?)
  3. ¿Dónde está el negocio? (¿Cómo ganarás dinero?)
  4. ¿Cuánto dinero se necesita para crearlo?
  5. ¿En cuánto tiempo se llegará a su punto de equilibrio (o su punto muerto, o su break even,.. según de dónde sea el inversor)? y ¿Qué resultados económicos se obtendrán?
  6. ¿Qué equipo lo lleva a cabo?
  7. ¿Por qué creemos que tendrá éxito?

Éstas mismas preguntas son las que seguramente se planteará también el tribunal que escuchará nuestra tesis de final de Máster, así que vale la pena que los alumnos las lleven bien preparadas y que sean capaces de responderlas sin vacilación.

En este vídeo te explico cómo hacerlo.

Para ver un ejemplo de Resumen Ejecutivo con las preguntas incluidas, pulsar aquí: Ejemplo resumen ejecutivo

Para ver un ejemplo de Resumen Ejecutivo redactado sin las preguntas incluidas, pulsar aquí: Ejemplo resumen ejecutivo 2

Ambos ejemplos son perfectamente válidos tanto para presentar a un tribunal de proyectos como para presentar a posibles inversores.

Espero haber sido de ayuda.

Nos hablamos.