Reseña de “ANATEMA” de Neal Stephenson – Nova, Ed. B

AnatemaCreo que Anatema es uno de los mejores libros de Ciencia Ficción que he leído este 2009. Pero me veo obligada avisar de antemano que no es de lectura fácil y que es necesario realizar un acto de fe durante las 150 primeras páginas del libro. Dicho esto, es el típico buen libro de Neal Stephenson: gran prosa, buen sentido del humor, ambientación impecable y personajes bien creados y con profundidad. Toda una gozada. Si además te gustan la Filosofía, la Música, las Matemáticas y la Ciencia en general, entonces no pararías de leer.

Escribir esta reseña no va a ser tarea fácil (de ahí que haya demorado esta tarea unas cuantas semanas), hay mucho por explicar y mucho a tener en cuenta.

Por lo que al argumento respecta, Stephenson nos va desvelando poco a poco la historia de un planeta llamado Arbre, parecido a la Tierra pero no igual, con una historia de colapsos y renacimientos sociales y culturales que lo ha llevado hasta el momento en el que se sitúa la acción de este libro. La trama propiamente dicha empieza con el descubrimiento en el cielo de Arbre de una nave alienígena que orbita el planeta desde hace dos años. Nuestro protagonista y sus compañeros avotos (según vocabulario de Arbre, personas que han jurado seguir la Disciplina Cartasiana y que viven en una especie de monasterios llamados concentos) deberán establecer contacto con la nave e intentar comprender a estos extraños seres que proceden de otro lugar y que no comparten ni química ni cultura con la gente de Arbre.

Sin previo aviso, Stephenson nos mete de lleno en la cultura de Arbre, utilizando vocabulario y conceptos propios de Arbre, que para los pobres mortales de la Tierra son realmente difíciles de entender (estas son las 150 páginas que hace falta superar para poder disfrutar plenamente del libro)… al final, se agradece la inmersión total y ves que le da al libro una dimensión rica y exquisita que de otra forma no se conseguiría, pero al principio… ufff, tienes que repetirte a modo de mantra “esto es un libro de Stephenson, debo tener fe” unas cuantas veces, para poder seguir adelante y no tirar la toalla cuando llegas párrafos enteros que no entiendes… para ilustrarlo, aquí va un ejemplo:

“Tres fras y dos sures cantaron un motete en cinco partes mientras otros doce revoloteaban frente a ellos. En realidad, no estaban revoloteando, aunque desde donde estábamos daba esa impresión. Cada uno de ellos representaba el índice superior o inferior de una ecuación teorética sobre ciertos tensores y una métrica. Al desplazarse de un lado a otro, cruzándose e intercambiando posiciones mientras se movían frente a la mesa principal, estaban representando un cálculo sobre la curvatura de una variedad tetradimensional, con varios pasos de simetrización, antisimetrización y elevación y descenso de índices. Si alguien que no supiese nada de teorética lo hubiese visto desde arriba, se habría llevado la impresión de que era un baile campestre. La música era encantadora a pesar de que cada pocos segundos el gimoteo de los cismexes la interrumpía.”

… este párrafo corresponde a la página 120 del libro. Prometo a posibles lectores que hacia el final del libro, párrafos como este, son totalmente claros e inteligibles… al menos por lo que al vocabulario respecta. Poco a poco vas descubriendo que un “cismex” es algo parecido a un teléfono móvil avanzado, que un  “dispositivo sintáctico que emplea teorética cuántica” es algo parecido a un ordenador cuántico y que cuando hacen referencia a una cámara de Faraday lo hacen llamandola un “Cesto de Sante Bucker“… acaba siendo hasta divertido apreciar los cambios de vocabulario.

He seleccionado este párrafo en concreto por un motivo más: por el “…cantaron un motete“. Y yo que pensaba que probablemente sólo los 16 frikis que nos reunimos cada miércoles para rendir homenaje al padre escolapio que nos introdujo a la música hace 30 años y al que respetamos cantando motetes en su honor, sabíamos lo que es un motete!!! Y resulta que Stephenson lo sabe, y lo que es más importante en este caso, el traductor del libro también lo sabe!!! De hecho, el gran homenajeado al comentar Anatema debería ser el traductor, por eso le voy a dedicar el próximo párrafo de esta reseña.

Pedro Jorge Romero: se trata de un gallego de adopción que creo que tiene mi edad (…de 1967 vamos) y que admiro por su trabajo, desde hace muchos años. Creo que lo descubrí hacia 1995 en Internet en los news groups dedicados a la Ciencia Ficción. Ya en 2003, 2004 y 2005 mientras estuve en Noticias.com sindicaba por RSS el contenido de su blog para incorporarlo a los artículos publicados en este diario online, por su originalidad y porque me encantaban. Pedro Jorge fue además editor de BEM un fanzine de Ciencia Ficción que hizo furor en los años 90, y el alma máter del Archivo de Nessus (una página web ya extinta, dedicada a la Ciencia Ficción). Junto con Rafael Marín (otro autor y traductor que me tiene el corazón robado) son quienes traducen una gran parte de los libros de Ediciones B de la colección Nova, la dedicada a la Ciencia Ficción y que dirige Miquel Barceló. Sé que parte del mérito de que me encanten los libros de Neal Stephenson es gracias al trabajo de Pedro Jorge Romero. Así que le estoy muy agradecida. En el caso de Anatema, el trabajo realizado por Pedro Jorge tiene que haber sido dificilísimo y merece mis más sinceros elogios y felicitaciones.

Volviendo a Anatema, además del tema de los “motetes” también me ha entusiasmado el trato científico que da a la música y concretamente al poder de los armónicos que producen los bajos, que se acoplan tanto al lugar en el que se cantan como físicamente en la cabeza de quienes cantan, llegando a modificar (según el protagonista de ésta historia…) el funcionamiento de la mente. Seguro que los monjes budistas del Tíbet están de acuerdo con él.

En definitiva, es un libro que me ha encantado, que es largo de leer por sus más de 700 páginas, pero que pasadas las primeras 100 páginas se hace llevadero, aunque acabas con dolor en las muñecas si pretendes leer varias horas seguidas. El libro hace soñar y hace pensar, sobre todo, a medida que vas descubriendo por qué motivo la nave alienígena está en órbita de Arbre.

El libro es 100% recomendable si eres un lector avanzado en Ciencia Ficción, para alguien que empieza no lo recomendaría ya que es demasiado “hard” para iniciarse tanto en la CF como en el mundo de Stephenson. En cambio, sí recomendaría empezar a leer Stephenson con el Ciclo Barroco, con el Criptonomicón o mejor aún, con Snow Crash que es mucho más sencillo, si se desea entrar en él suavemente.

Nos hablamos.

11 comentarios
  1. Antonio de la Torre
    Antonio de la Torre Dice:

    Después de leer La Estrella de Pandora/Judas Desencadenado de Peter F. Hamilton, me provocaba un poco de pereza leer otro libro extenso en tan poco espacio de tiempo. Además, todavía no he leido nada de Neal Stephenson, a pesar de que tengo pendiente en la pila de libros el primer tomo de Criptonomicón.

    Pero bueno, después de leer tu reseña no me quedará más remedio que darle una oportunidad…

    Bendito vicio éste de la ciencia-ficción ;)

  2. Montse
    Montse Dice:

    Te comprendo Antonio, tras leer Anatema, también me concentré en libros más cortos… pero como tal como indicas, esto es un vício, así que ahora estoy liada de nuevo con uno de estos de 700 páginas (733 concretamente). Se trata de 2012 de Brian d’Amato, que curiosamente, de momento, no tiene casi nada en común con la película homónima y es bastante entretenido.
    La Estrella de Pandora no lo he leído, pero he leído algunas reseñas que lo dejan muy bien, así que lo buscaré.

    Nos hablamos.

  3. Jordi Vila
    Jordi Vila Dice:

    Simplemente genial… si se puede aplicar este adjetivo a la obre de Stephenson.
    Lo que comentas sobre las primeras páginas supongo que depende de cada uno, pero a mi me parecieron de lo mas interesante para llegar a comprender el universo en el que está inmerso el libro. Esas descripciones inacabables pero que te llevan y te obligan a entrar a fondo en el marco creado por el autor.
    Nos vemos.

  4. Ansset
    Ansset Dice:

    El libro es increíble y una gran sorpresa cuando empecé en la página 1, cuando me asombré en la 2 y cuando me dejé llevar en la 3 hasta el final. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto “esforzándome” en comprenderlo todo. Asombroso, a la altura de los más grandes, y lo coloco en el top 5 del género. Tiempo al tiempo.
    Coincido contigo en alabar el trabajo de Pedro Jorge Romero con la traducción.

  5. ANTONIO QUINTANA
    ANTONIO QUINTANA Dice:

    Hola, Montse:

    Acabo de leer en el sitio de ciencia ficción, en el que colaboro desde 2006, tu estupenda reseña de esta obra, que figura en mi bilbioteca pero que aún no he leído. Tu comentario me ha animado ha llerla ya, y seguramente la coemnzaré esta misma noche. Enhorabuena.

    Antonio Quintana Carrandi

  6. Neordental
    Neordental Dice:

    Hola, Montse:

    He llegado a esta reseña por casualidad, es la primera vez que visito tú blog, y realmente vengo con una serie de dudas que ojalá puedas -o quieras- resolver, y más teniendo en cuenta que esta entrada tiene casi 5 años.

    Para no liarme mucho, me gustaría pedirte una serie de recomendaciones de entre tus libros favoritos de Sci-fi. Yo soy un jovenzuelo al que le gusta mucho leer, pero digamos que únicamente leo literatura “seria” o “prestigiosa”: Kafka, Tolstoi, Faulkner, Gaddis, Barth, Pynchon, Rulfo, Nabokov, etc. Siempre me ha interesado mucho la sci-fi, pero en literatura, a diferencia que en el cine -donde puedes adorar a Tarkovsky, Bergman o Tarr, a la vez que tienes entre tus favoritas cintas noirs como Chinatown o Westerns clásicos- la etiqueta de género siempre ha tenido mala reputación, como de arte de segunda categoría.

    Llegué a tu reseña curioseando por ahí cosas sobre Stephenson, autor que me ha llamado mucho la atención, con cosas como Criptonomicón y sobre todo su Ciclo Barroco, que por estilo y ambición me recordaba un poco a Pynchon -de hecho, en una entrevista el bueno de Neal se declaraba fan del genio-. Y ahora leo en tu reseña que lo consideras un gran prosista y me ilusiono un poco: ¿Te parece un gran prosistas como pueden serlo algunos de los escritores que nombré en el párrafo anterior? ¿O es un gran prosista dentro de su mundillo? ¿Es sólo un prejuicio de elitistas y la literatura de género cuenta con grandes genios o existe esa diferencia real? Respecto a esto me llamó mucho la atención un comentario del mítico Alejo Cuervo diciendo que nunca había leído a Flaubert o Proust -y muchas cosas más-, porque aunque estéticamente fueran superiores no le interesaban. A mí me gustaría destacar que me interesa lo estético por encima de todo, puede seducirme la creación de un universo y una rica imaginación, pero sin una gran escritura creo que me gustará poco.

    Ahora estoy leyendo ‘Neuromante’, y salvo por su conseguida atmósfera -con un sabor muy noir al comienzo- y el rico universo que crea Gibson, no me está pareciendo gran cosa. También tengo pensado leer ‘Snow Crash’ pronto, para empezar con Stephenson. Y en definitiva, Montse, si has llegado hasta aquí, te lo agradezco mucho, y perdón por la verborrea, pero sería fantástico que me guiaras un poco y me suministres una buena lista de grandes libros de sci-fi -clásico, steampunk, cyberpunk, da igual mientras te encanten- para ver si consigo derrumbar ese supuesto prejuicio de literatura de baja estofa:

    Un saludo.

  7. otro fra
    otro fra Dice:

    Lo acabo de terminar y el libro es alucinante. Las referencias culturales “ocultas” al pensamiento de todas las épocas es simplemente genial

  8. Montserrat
    Montserrat Dice:

    Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones y comentarios! Neordental, te pido disculpas por no responder a tu comentario, se me quedó “pillado” entre el spam y no lo he visto hasta hoy. Haces muchas preguntas, y tardaría un montón de tiempo en responder… pero veamos:
    Yo no le doy muchas vueltas a la compra de libros de SCIFI. Me dejo guiar por el criterio de los directores de colección. Compro todos los de Factoria de Ideas, y todos los de NOVA, que siempre vienen prologados por Miquel Barceló, que me encanta y admiro muchísimo. Los clásicos ya los leí cuando “era pequeña” (empecé a los 16 con “I, Robot” de Asimov). Los últimos que he leído son “Un talento para la guerra” de Jack Mc Devitt (que no me ha levantado pasiones), “Estado de transmisión” de Chris Moriarty (que tampoco me ha gustado especialmente) y “Justicia Auxiliar” de Ann Leckie (que me ha encantado y que sería digno de una de mis reseñas, si tuviese tiempo para hacerlas… a ver si por Semana Santa tengo un rato :-)
    De todas maneras, gracias por tomarte el tiempo de realizar un comentario tan elaborado y de nuevo, disculpas por no responder cuando tocaba.
    Un fuerte abrazo.

  9. Isidro Morales
    Isidro Morales Dice:

    Me ha parecido un gran detalle de tu parte que homenajearas al traductor, tienes mucha razón en eso, por lo demás, excelente reseña.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *