Entradas

Un “drone” para vigilar playas y bosques

Acabo de ver en la prensa francesa que este verano, nuestros vecinos del norte han puesto en funcionamiento un drone que vigilará las costas de su litoral y sus bosques.Drone del ejército francés

Se trata de pequeños aviones, completamente autónomos, que viajan siguiendo una ruta preestablecida y que van retransmitiendo imágenes y telemetría. Los nuevos drones además, tienen capacidad para detectar anomalías en las imágenes que retransmiten, de ahí que sean considerados “drones” y no aviones en miniatura.

Los primeros en utilizar este tipo de drone fueron los Estados Unidos y obviamente lo hicieron con fines militares. Desde el año pasado en este mismo país, empezó a utilizarse ésta tecnología para la vigilancia y prevención de incendios forestales.

Los franceses aseguran haber desarrollado en la ENAC (Ecole Nationale de Aviation Civile) de Toulouse un pequeño drone parecido al americano que buscará bancos de medusas, restos de petróleo flotando en el mar, avisará de cualquier anomalía que detecte y como su homólogo americano, también desarrollará tareas de vigilancia forestal cuando no estén volando por las costas francesas. El ejército francés también acaba de incorporar este tipo de drone a su armada, aunque con fines menos “verdes” que el de la ENAC (lo presentaron durante los actos de celebración del 14 de julio de este año).Drone desarrollado por la ENAC

(Todo esto va a confundir aún más a los avistadores de OVNIS)

Me encanta que se desarrolle este tipo de tecnología y la encuentro súper útil, aunque me temo que esto avanza hacia los “drones paparazzi” programados para seguir con sus cámaras a quien sea, en lugar de hacia los “drone verdes ONG”.

Buscando imágenes del drone francés he encontrado esta wiki de la ENAC creada para la comunidad de desarrolladores de software y harware para drones: http://paparazzi.enac.fr/wiki/Get_Hardware … me temo lo peor, no por parte de ésta comunidad, desde luego, pero es inevitable que esto acabe derivando en control de personas.

(Por cierto, como curiosidad y para a quien le interese, estos drones funcionan con sistema operativo Línux [Debian]).

Reseña de “EL CORAZÓN DE LA MATERIA” de Ignacio García-Valiño, Plaza Janés

El Corazón de la Materia de Ignacio García-Valiño, no es un libro de Ciencia Ficción, aunque parte de su argumento transcurre en ambientes científicos y muchos de los dilemas que se plantea el protagonista tienen su origen en la Física de Partículas.El Corazón de la Materia

El libro nos narra la vida de Lucas Frías, un prometedor científico especializado en quarks y partículas subatómicas, que trabaja en el CERN y que lo ha sacrificado todo por su carrera. La muerte de su pareja en un accidente de coche sirve para que Lucas haga un paréntesis en su vida y mientras intenta investigar las causas del accidente de su pareja, se dé cuenta de que casi no la conocía.

Al mismo tiempo, el autor sitúa al personaje en diversos escenarios del mundo (Ginebra, Madrid, París, Chile, etc.) y lo hace interactuar y discutir sobre Ciencia con tipos tan diversos como videntes, mentalistas, escépticos ultras, y cómo no, otros físicos de partículas.

El libro contiene una cita interesante que el autor extrae de una fábula de John Godfrey Saxe y que dice lo siguiente:

Hace mucho tiempo, en un bosque del Indostán, se reunieron cuatro ciegos que presumían de sabios, porque podían reconocerlo todo a través de las manos. Fue a visitarlos un estudiante, para aprender de su sabiduría, pero antes decidió probar si su fama era cierta. Se internaron en el follaje y el hombre les pidió que reconocieran lo que les ofrecía.
Uno de ellos dijo tener entre sus manos una serpiente, pues tocó algo alargado que se movía. El segundo dijo estar tocando un árbol recio y de áspera corteza. El tercero afirmó que se traba de una soga que colgaba de alguna rama alta. El último chocó contra una superficie firme y sólida, y concluyó que era una pared. Todos creían tener la razón.
El estudiante advirtió que los cuatro estaban equivocados, pues, tocando sólo las partes, habían sido incapaces de reconocer el todo. Así uno había palpado una trompa; el otro, una pata; el tercero, la cola, y el cuarto, el costado del elefante
.”

Ésta fábula la utiliza el autor para ilustrar el estado de la Física de Partículas indicando que los científicos, al igual que los sabios del Indostán, pretenden entender la naturaleza de ésta rama de la ciencia como el elefante de la fábula: fragmentándola y desmenuzándola. Al final, como en la fábula, no consiguen unificar las teorías.

Aunque el autor no lo indica abiertamente, está haciendo una clara alusión a las teorías de la Fuerza Nuclear Débil, la Fuerza Nuclear Fuerte, la Fuerza Electromagnética y la Fuerza de la Gravedad, que por separado todas tienen sentido, pero aún no existe una teoría única que pueda explicarlas conjuntamente.

El libro es entretenido, y las elucubraciones a nivel científico son interesantes y tratadas desde un punto de vista muy racional.

La única crítica es que a nivel de trama, el libro peca de simple y sólo desarrolla una línea argumental. A nivel de personajes, de nuevo peca de simple, y sólo cobran dimensión dos personajes: el protagonista y su pareja.

Aún así, es un libro que se lee rápido y deja buen sabor de boca. Quizás no le daría un 100% de recomendación, pero sí un 90%.

Reseña de “EL CÓDICE DE LA ATLÁNTIDA”, de Stel Pavlou – La Factoría

codice atlantidaSiguiendo con mi “Año Atlántida”, ésta Navidad leí “El Códice de la Atlántida”, número 1 en ventas en Estados Unidos e Italia (según indican los editores en España). Por si acaso, los editores lo han publicado en la colección de Thrillers en lugar de en la de Ciencia Ficción, que es donde realmente tendría que estar, imagino que para ver si se emulan las cifras de ventas de otros países. (Lo conseguirán?… creo que ya van por la 5ª edición).

El libro es interesante y está bien escrito, para ser lectura de evasión.

A nivel de teorías sobre la Atlántida es bastante original. Parte de la base de que los atlantes eran una sociedad avanzada, con conocimientos más allá de los de nuestro tiempo en campos como la nanotecnología, conductividad, estados físicos, etc. Sus construcciones eran a escala planetaria y aún quedan algunos restos de ellas. Como en las teorías de Platón, fueron destruidos por el Diluvio… aunque en el libro vemos que el Diluvio es la consecuencia de una catástrofe a nivel de Sistema Solar, que puede volver a repetirse.

Según las tesis del libro, todos los monumentos de la Antigüedad están conectados y en realidad forman parte de una máquina a nivel planetario, capaz de salvar a la humanidad o de condenarla. La tarea de los protagonistas es intentar que sea la primera de éstas premisas, en lugar de la aniquilación total de la especie humana.

… Y lo consiguen, aunque por los pelos.

Como curiosidad, comentar que en un momento del libro, hablando de la sincronización biológica de los bancos de medusas, el autor aprovecha para explicar la Resonancia y hace que uno de los protagonistas explique cómo Huygens en 1660 estando enfermo en la cama, se dio cuenta de que los péndulos de dos de sus relojes oscilaban al mismo tiempo cuando se acercaban los relojes. Si se movían haciéndoles perder el ritmo, volvían al poco rato a moverse coordinadamente. Si se separaban los relojes, no se sintonizaban.

Esto me recordó un vídeo de demostración de este mismo efecto, pero esta vez, ilustrando la sintonización de 3 metrónomos.

Esta sintonización por aproximación es la misma que rige los movimientos de grupos de animales: grupos de luciérnagas, bandadas de pájaros que cambian de dirección, los bancos de peces, etc.

Me gusta encontrar libros no académicos que aprovechan para divulgar la Ciencia!

Inventan un robot que caza moscas para obtener energía y ser autosuficiente

Aunque parece una broma, no lo es. La revista The New Scientist ha publicado, en su edición de hoy, esta gran invención. Un robot que utiliza el azúcar que contiene el exoesqueleto de las moscas y permite que (mientras haya moscas a la vista) el robot no necesite otra fuente de energía.

Si leemos bien el artículo vemos que la cosa no es tan sencilla como parece a simple vista. De entrada, la energía que el robot obtiene a base de romper cadenas de polisacáridos del exoesqueleto de las moscas es muy baja y sólo permite que el robot se mueva 2 centímetros cada 12 minutos.

Por otro lado, está el problema de hacer que las moscas se acerquen… pero eso lo han resuelto bien. El robot utiliza un aroma, sintetizado a partir de heces humanas, que atrae a las moscas hacia una especie de embudo que las succiona hasta el tubo digestivo. Jajajajaja… no se puede negar que está bien pensado.

Anécdotas robóticas aparte, las investigaciones que han llevado a la invención de este robot nos abren un sinfín de posibilidades:

  • La energía de los polisacáridos puede utilizarse como complemento a la energía solar para fabricar cualquier tipo de “cosa” que necesite ser autónoma energéticamente hablando. (¿Qué tal un robot que cuando no haga sol, coma patatas, remolacha,… o soja transgénica?).
  • La producción de energía eléctrica para hogares puede intentar hacerse a partir de las heces y de la basura orgánica, en el propio hogar de los usuarios: lo cual reduciría la cantidad de desperdicios que las ciudades necesitan recoger, procesar y eliminar. Los polisacáridos más abundantes en la naturaleza son el almidón y la celulosa… nuestras basuras están llenas de ellos. Con 50 gr. de azúcar puede mantenerse encendida una bombilla de 40w durante 8 horas.
  • El uso de baterías de azúcar, para reemplazar baterías de teléfonos móviles y otros aparatos que necesitan ser recargados enchufándolos a la red eléctrica.
  • ¿Qué tal un filtro que potabilice agua de desechos y genere electricidad? Ideal para una nave espacial o para una estación orbital. En general, ideal para cualquier ecosistema cerrado.

Enlaces interesantes para profundizar en el tema:

Artículo de The New Scientist donde se explica la invención del robot, y donde explican con detalle cómo se transforma la energía de un azúcar en una corriente de electrones capaces de producir la energía que necesita el robot.
The New Scientist (http://www.newscientist.com/article.ns?id=dn6366)

Página web donde explican cómo se transforma la energía del azúcar (o de cualquier polisacárido) en energía eléctrica:
Geobacter (http://www.geobacter.org/)

Artículo acerca de bombillas que funcionan con terrones de azúcar:
Baterías de Azúcar (http://www.newscientist.com/article.ns?id=dn2899)