Entradas

Un “drone” para vigilar playas y bosques

Acabo de ver en la prensa francesa que este verano, nuestros vecinos del norte han puesto en funcionamiento un drone que vigilará las costas de su litoral y sus bosques.Drone del ejército francés

Se trata de pequeños aviones, completamente autónomos, que viajan siguiendo una ruta preestablecida y que van retransmitiendo imágenes y telemetría. Los nuevos drones además, tienen capacidad para detectar anomalías en las imágenes que retransmiten, de ahí que sean considerados “drones” y no aviones en miniatura.

Los primeros en utilizar este tipo de drone fueron los Estados Unidos y obviamente lo hicieron con fines militares. Desde el año pasado en este mismo país, empezó a utilizarse ésta tecnología para la vigilancia y prevención de incendios forestales.

Los franceses aseguran haber desarrollado en la ENAC (Ecole Nationale de Aviation Civile) de Toulouse un pequeño drone parecido al americano que buscará bancos de medusas, restos de petróleo flotando en el mar, avisará de cualquier anomalía que detecte y como su homólogo americano, también desarrollará tareas de vigilancia forestal cuando no estén volando por las costas francesas. El ejército francés también acaba de incorporar este tipo de drone a su armada, aunque con fines menos “verdes” que el de la ENAC (lo presentaron durante los actos de celebración del 14 de julio de este año).Drone desarrollado por la ENAC

(Todo esto va a confundir aún más a los avistadores de OVNIS)

Me encanta que se desarrolle este tipo de tecnología y la encuentro súper útil, aunque me temo que esto avanza hacia los “drones paparazzi” programados para seguir con sus cámaras a quien sea, en lugar de hacia los “drone verdes ONG”.

Buscando imágenes del drone francés he encontrado esta wiki de la ENAC creada para la comunidad de desarrolladores de software y harware para drones: http://paparazzi.enac.fr/wiki/Get_Hardware … me temo lo peor, no por parte de ésta comunidad, desde luego, pero es inevitable que esto acabe derivando en control de personas.

(Por cierto, como curiosidad y para a quien le interese, estos drones funcionan con sistema operativo Línux [Debian]).

Reseña de “CIELOS REFLEJADOS” de David J. Williams, Ed. Vía Magna – Quantum

Cielos Reflejados es un libro diferente. Es una novela de Ciencia Ficción fresca y amena que nos relata 3 historias que se entrecruzan y que nos llevan tanto por el sistema Tierra-Luna como a través del ciberespacio.Cielos Reflejados

Su autor, David J. Williams, debuta con esta novela y es quizás por esto que tiene algo de especial que no se encuentra en otros libros: los enfoques son diferentes y los desarrollos tanto científicos como sociales son también diferentes. O sea, que es tan interesante tanto por la historia que narra como por la ambientación.

El libro nos explica tres historias de mechs y razors (en algunos casos del mismo sexo, en otros, de sexo opuesto), que tienen distintas misiones y que acaban convergiendo en un final inesperado.

Los mechs son más o menos lo que sería un comando de élite, alguien con entrenamiento especial para misiones físicas de alta violencia.

Los razors son más o menos lo mismo, pero entrenados para trabajar en el ciberespacio y entrar a través de cualquier red para piratear toda clase de sistemas y obtener información de forma legal o ilegal.

Los mechs y los razors pueden trabajar juntos o por separado, y tanto unos como los otros no tienen ningún reparo a la hora de matar ciudadanos normales.

La sociedad en la que transcurren las aventuras de nuestros 5 protagonistas es una sociedad situada en el siglo XXII en la que la humanidad ha construido ya un ascensor espacial (ojalá no haga falta esperar tanto como en el libro) pero contrariamente a lo que creemos que sería de una sociedad avanzada, esta no es una sociedad idílica en la que se las naciones se entienden, sino todo lo contrario: en los primeros capítulos del libro una facción desconocida se carga el ascensor y muestra lo débiles que eran los cimientos de la paz que había propiciado la construcción de esta gran obra de ingeniería.

La misión de algunos de los protagonistas va a ser descubrir a los saboteadores del ascensor espacial, la de otros, es huir por causas que desconocemos, y la del que va desemparejado es matar a alguien que hará que el equilibrio de poderes acabe decantándose por uno de los bandos que participa en el juego que vamos descubriendo a lo largo de la narración.

En ésta historia tenemos colonias en la luna, naves espaciales, transportes de todo tipo, drones de combate… y en la Tierra tenemos grandes metrópolis en las que no queda un palmo sin construir y zonas enteras que son post apocalípticas. Algunos de los protagonistas han contribuido a la destrucción de alguna de estas grandes metrópolis. El mundo está dividido en 2 partes, la de los occidentales y la de los asiáticos (Europa forma parte del lado asiático), y tanto en una parte como en la otra conviven la opulencia y la miseria.

En general, se trata de una novela que mantiene el ritmo y que engancha, aunque al principio desconcierta un poco. Las escenas de acción en las que participan nuestros mechs y razors están bien narradas. Los capítulos son muy cortos y van explicando las tres historias sucesivamente hasta que se entrecruzan, esto obliga al lector a estar atento y a fijarse bien en qué pasa a cada momento. Es un buen libro y se lee fácilmente a pesar de sus 590 páginas.

100% recomendable.

Existe una página web en la que se puede conocer más sobre esta obra y la sociedad que recrea: http://cielosreflejados.com/