Entradas

¿Cuánto vale mi web? – Descubre las 5 variables que dan valor a tu sitio web

Seguramente te has preguntado alguna vez cuánto vale el trabajo que estás realizando creando contenidos para tu sitio web y luchando para atraer tráfico y posibles clientes.

Este artículo tiene por objetivo analizar las 5 variables que afectan al valor de una web, y a la vez, mostrarte herramientas que pueden ser de ayuda para cuantificar estas variables.

¿Qué variables afectan al valor de una web?

Variables que afectan al valor de una web: el nombre de dominio, los usuarios de tu web, los segmentos de mercado al que pertenecen los usuarios, tu base de datos, tu audiencia en las redes sociales.

 

¿Cuánto vale un nombre de dominio?

Un dominio nuevo

El precio de mercado de un dominio nuevo oscila entre 5€ y 15€ por norma general. Todo depende de la extensión de dominio que utilices (.com, .es, .cat, etc.). Este año se han puesto a la venta una gran cantidad de nuevas extensiones y cada gestor de extensiones decide el precio de los dominios de su extensión.

Realiza una búsqueda de un dominio aquí CDmon.com para conocer el precio de ese dominio con diferentes extensiones, si fuese nuevo.

Dominios con palabras de gran valor

Existen numerosos mercados en los que comprar dominios que contienen palabras de gran valor. Si además el dominio y la extensión se convierten en una frase con sentido, el valor es incluso más alto (en inglés lo llaman “domain hacks”). Por ejemplo: www.aero.taxi está a la venta en Sedo por 699$.

Algunos de los principales mercados de compraventa de dominios son los siguientes:

Aquí encontrarás una herramienta que te busca “domain hacks” relacionados con lo que quieras: Domain Hack

Un dominio con historia

Lo normal es que tu web tenga ya un historial, si su reputación es buena, esto también se paga.

Para ver la historia del dominio, puedes acceder a: Archive.org

Para conocer la reputación de un dominio, mira en: Majestic SEO

Un dominio con historia y buena reputación vale como mínimo 1.000 euros.

El valor de tu dominio dependerá de los años que tenga y del Trustflow y el Citationflow que te asigne Majestic.com

 

¿Cuánto valen los usuarios de un sitio web?

Las visitas a un sitio web pueden rentabilizarse con publicidad y con programas de afiliación. Para saber el valor del potencial publicitario de tu web calcula lo siguiente:

1)      Número de visitas. Por ejemplo 100.000 visitas al mes.

2)      Páginas vistas por usuario. Por ejemplo 4 páginas por visita (mira tu Google Analytics).

3)      Páginas vistas mensuales. Las actuales te las dirá tu Google Analytics, pero si lo que deseas es hacer una predicción, entonces multiplica las visitas que crees que tendrás, por las páginas visitas por usuario.

Con Adsense podrás ganar unos 20€ por cada 100.000 páginas vistas (nada del otro mundo… pero así son las cosas)

Con programas de afiliación de los que encontrarás en Zanox (www.zanox.es), con 100.000 visitas puedes facturar unos 750€ (calculado con un ratio de conversión de 3%, 4 páginas vistas por usuario, y cobro de 1€ por contacto conseguido).

Así que más o menos, con una página de 25.000 usuarios, que generen 100.000 páginas vistas al mes, puedes facturar 770€, al año esto será 9.240€. El valor de este tipo de página web según esta variable se calcula multiplicando por 3 su facturación anual, así que el valor de página sería: 27.720€

 

El segmento de mercado al que pertenecen

Si tus usuarios pertenecen a un segmento de mercado que es apreciado por los anunciantes. Por ejemplo, mujeres entre 25 y 45 años interesadas en la cosmética. Entonces el precio la publicidad puede aumentar drásticamente pudiendo llegar a 20€ cada 1000 páginas vistas.

 

¿Cuánto vale una base de datos?

Los datos de contacto de un grupo de usuarios se pagan entre 0,45€ y 0,60€ por registro, es decir, por nombre, apellidos, email, como mínimo. Súmale 0,7€ por cada criterio de segmentación que puedas ofrecer (edad, ciudad, idioma, IP, etc.). Si consigues sacarle provecho cada mes, multiplica el valor por 12 y luego, como en el caso de la facturación por publicidad, multiplica el resultado por 3 años (la teoría es que el comprador, sin hacer nada, debería poder sacarle el mismo rendimiento que tú, los próximos 3 años).

Recuerda que la Ley de Protección de datos te prohíbe vender los datos de tus usuarios, así que este es el valor si vendieses la empresa y los datos fuesen valorados como activos. Debes rentabilizarlos con publicidad o con mensajes patrocinados.

 

¿Cuánto vale la audiencia en las redes sociales?

Esta es fácil de calcular ya que puedes saberlo si lo enfocas desde el punto de vista de cuánto te cuesta a ti hacer publicidad en las redes sociales y conseguir más seguidores.

En Twitter y en Facebook, un seguidor cuestan más o menos 1€. Así que si tienes 1.000 seguidores, tu red tiene un valor de 1.000€. De nuevo, la segmentación o un público muy especial pueden hacer subir este precio.

 

Con todos estos datos, puedes calcular más o menos el valor de tu sitio web.

Por internet encontrarás una gran cantidad de sitios web que calculan el valor de tu sitio web. Normalmente lo hacen comprobando que posición tienes en Alexa (y con eso saben más o menos el tránsito que tienes) y en función de eso calculan el rendimiento publicitario que podrías obtener. Pero no tienen en cuenta el resto de variables que hemos tratado aquí… así que yo no me fiaría mucho de estas herramientas.

Haz tus cálculos y verás el resultado.

Aunque un consejo de emprendedora y de profesora especialista en eBusiness.

  1. Una web vale lo que estás dispuesta a cobrar por vendértela. Tienes que ir pensando: si me pagan 1.000€ me la vendería? No. Si me pagan 10.000€ me la vendería? Quizás. Si me pagan 100.000 me la vendería? Sí. Pues ala, ya tienes un rango de precios. Afina y encontrarás el valor que tú le das al sitio web.
  2. Una web vale lo que alguien está dispuesto a pagar por ella. La voluntad de compra de las personas y las empresas no siempre es racional. Así que aunque el valor calculado como lo hemos hecho durante este artículo es uno, alguien puede estar dispuesto a pagar más por él. O menos… dado el caso.

El valor final de tu sitio web será el que tenga en cuenta las 3 cosas: el valor como activo, el valor que tú le das, y el valor que le da un posible comprador. Espero que este artículo te haya sido útil.

Nos vamos hablando

Montse.

 

LinkedIn Ads, por fin en castellano

Finalmente LinkedIn ha accedido a permitir que se puedan realizar anuncios en Castellano.

Este era uno de los principales hándicaps del portal al desear utilizarlo para algo más que para red social profesional. Hasta ayer, si deseabas anunciarte en él, segmentabas sólo por países de habla hispana, realizabas el anuncio, le asignabas un presupuesto y finalmente iniciabas la campaña, a los pocos minutos recibías un email indicando que la campaña no sería publicada por qué el anuncio no estaba en el idioma oficial del sitio web.

Desde mi punto de vista, anunciarse en LinkedIn es una buena acción de marketing publicitario, puesto que permite las segmentaciones habituales (país, sexo, edad, etc…) y además permite que segmentes por empresa en la que trabaja la persona que verá el anuncio (por ejemplo, puedes crear un anuncio especialmente para los trabajadores de Mercadona), por puesto de trabajo (puedes crear un anuncio que será visto únicamente por directores de Recursos Humanos), por universidad en la que se ha estudiado (por ejemplo, un anuncio para ex alumnos de la Universidad Autónoma)… en fin… que es la gloria para quienes nos gusta la micro segmentación. Lástima que hasta ayer no podíamos utilizar el idioma que quisiéramos. Otra ventaja (como Facebook en este caso) es que permite que seas tu quien decida si se paga por clic o por veces que el anuncio ha sido visto (por impresión).

Para probar su nuevo funcionamiento y aprovechando que se abren las matrículas de los másters, esta mañana he creado una campaña para el Máster en Marketing Digital de la Barcelona International Management Business School utilizando criterios de microsegmentación y pagando por clic… a ver qué tal irá. Si obtengo buenos resultados, lo extenderé a otros másters de esta misma escuela de negocios cambiando los criterios en la muestra del anuncio.

Nos hablamos.

El Marketing anti Marketing

Cuando en clase hablo de Comunicación Postmoderna y de cómo los Adwords de Google encajan (o no) en ella, me doy cuenta que muchos alumnos no conocen este concepto. Si veo que tengo tiempo, procuro explicar un poco qué es la Comunicación Postmoderna y qué características tiene, pero normalmente no tengo tiempo de hacerlo y además no forma parte del temario de Marketing Digital que imparto. Para subsanar en parte este problema y dar a conocer al menos, una pequeña parte de lo que es la Comunicación Postmoderna, aquí va este post.

El Marketing Postmoderno

La postmodernidad es un concepto que adquiere sentido cuando lo contraponemos a la modernidad, entendida ésta como la búsqueda de unos fundamentos científicos y racionales en todas las disciplinas. La postmodernidad se basa en todo lo contrario: en disfrutar de la diversidad y de la contradicción… en romper las reglas establecidas por la propia sociedad (Stephen Brown, 1992).

En temas de Marketing y Comunicación, el hecho “postmoderno” tiene unos elementos característicos y que se explican en clase: la fragmentación, la desdiferenciación (no sabemos si algo es realidad o ficción [como en este caso del ejemplo que sigue a estas líneas]), la hiperrealidad, la cronología, el pastiche, el antifundacionalismo (ir en contra de las normas establecidas, el Marketing anti Marketing forma parte del antifundacionalismo) y el pluralismo.

Encontraremos más información sobre el postmodernismo en la Wikipedia.

El Marketing anti Marketing

Para ilustrar este concepto (en las clases en las que sí tengo tiempo de explicar qué es la Comunicación Postmoderna) pongo por ejemplo la pieza publicitaria en forma de vídeo realizada por DOVE (Unilever) para su campaña “DOVE, para la belleza real” creado por la oficina de Canadá de la agencia Ogilvy & Mather.

Este vídeo es un claro ejemplo de comunicación de Marketing Postmoderno: un vídeo publicitario denunciando la manipulación de las imágenes publicitarias.

(El vídeo está en Youtube pero tiene deshabilitada la función incrustar. Puedes verlo clicando aquí o clicando en la imagen adjunta.)

Dove

Algunos datos sobre el spot:

  • Desde que fue publicado en Youtube, el vídeo ha sido visualizado más de 12 millones de veces.
  • El vídeo ha recibido más de 6.000 comentarios (muchos a favor, pero también algunos en contra, enfatizando la hipocresía de los fabricantes de productos de belleza y en general de toda la publicidad).
  • Tim Piper, uno de sus autores fue incluido en el año 2008 en la lista de los TOP 100 personajes más influyentes del mundo según la revista TIME.
  • El spot ganó 2 Leones de Oro en el Festival de Cannes.

Todo un éxito, vaya.

Sobre la campaña:

La pieza forma parte de la campaña para el reposicionamiento de marca de DOVE iniciada en 2003 para empezar a competir en el mercado de cremas para las manos. Hasta ese momento, DOVE sólo fabricaba jabón para las manos y su propuesta de valor era que su jabón dejaba las manos extremadamente finas e hidratadas (cosa que es verdad, por cierto). Al querer entrar en el mercado de las cremas, DOVE pasaba a competir con Nivea, Roc y con L’Oreal.

Para diferenciarse de sus competidores DOVE y Ogilvy decidieron apostar por un marketing más de tipo emocional, orientado a transmitir unos valores de la marca, en lugar de centrarse en un marketing basado en las características del producto como hacía el resto de marcas (recordemos los anuncios de Nivea [que suaviza, hidrata y tonifica], centrados en el producto).

El spot se emitió por primera vez en 2006 y daba a conocer el “Fondo para la autoestima DOVE” que tiene por objetivo conseguir que las mujeres suban su autoestima gracias a no compararse con estándares de belleza que no son reales (sobre todo los estándares de las modelos de L’Oreal, hiper maquilladas y cuyas imágenes son sistemáticamente retocadas con programas de tratamiento de imagen [cosa que hacen también todas las revistas de belleza, las del corazón y en general toda la prensa que vive de los reportajes de famosos/as]).

Así pues, DOVE opta por la ética como base de su posicionamiento de mercado. Este tipo de posicionamiento es típicamente postmoderno y alineado con la filosofía 2.0 de la red.

La paradoja de que una marca utilice el anti marketing para darse a conocer, es también una característica típicamente postmoderna. Las empresas intentan meterse en la piel del consumidor, pensando como él y lanzando una serie de mensajes inteligentes en contra de lo establecido por la propia sociedad de la que forman parte. Desconciertan al receptor de los mensajes pero consiguen conectar con él.

Dove no es la única marca que realiza este tipo de publicidad

Podemos ver este tipo de mensajes en los anuncios de Viceroy (la marca de relojes). Recordemos a Antonio Banderas afirmando “No es lo tengo, es lo que soy”, o a Shakira preguntándose por qué la habrán contratado para un anuncio de relojes si ella no lleva nunca ninguno.

Algunas marcas intentan esto mismo, pero no lo consiguen.

Este es el caso, por ejemplo de Dior con los anuncios protagonizados por Charlize Theron para el perfume “J’adore, de Dior”, en los que aparece desprendiéndose de todas sus joyas y ropa diciendo “siéntete tú misma”, cuando Dior es precisamente una marca de productos de moda (la paradoja sería una “postura” Postmoderna, eso sí), pero lo de apelar contra la opulencia y los productos de lujo, y al mismo tiempo escoger imágenes para la campaña que muestran lujo y opulencia, donde Charlize está maquillada hasta las cejas y retocada hasta el último píxel me parece que es demasiado descarado. Muestra de que en el fondo, Dior no cree en el “siéntete tú misma” que predica y sigue manipulando las imágenes y mostrando mundos imaginarios e inaccesibles (que es realmente lo que vende).

En los tiempos del 2.0 y las redes sociales, la hipocresía es una mala apuesta. La transparencia y la coherencia en los mensajes publicitarios son la base del Marketing 2.0. A este sujeto (el de la coherencia 2.0) recomiendo la lectura del artículo publicado en Marketing News: “Cuando la ética es el mejor negocio para una marca

Nota final:
Por cierto, creo que la primera vez que vi este anuncio fue gracias a un mail de María Vecino a la red AGIMA (María es experta en Marketing ético y profesora de la Universidad de Vic… y ex-compañera en Intercom). Desde aquí le mando un saludo :-)