Entradas

Reseña de “EL CÓDICE SECRETO” de Lev Grossman, Byblos – Ediciones B

El códice secretoTengo pendientes de escribir un gran número de reseñas, así que voy a aprovechar estos días de fiesta para ponerme al día. La de hoy es sobre un thriller tecnológico ambientado en un mundo de programadores de videojuegos [un poco raros :-)] y de bibliotecarios [también un poco raros :-)].

El argumento del libro nos sitúa en la piel de Edwuard Wonzy, un joven banquero de New York que acaba de aceptar un traslado a Londres, pero al que antes de su partida, la empresa para la que trabaja le encarga a nivel personal, ordenar y categorizar una biblioteca particular. (Aquí casi estuve a punto de dejar el libro: ¿un banquero haciendo de bibliotecario por encargo de su empresa? No tiene ni pies ni cabeza… luego acabas entendiendo que esto ya forma parte de una “conspiración”… pero confieso que como el libro lo había comprado en un supermercado [lo compré en verano y en las librerías de la población en la que me encontraba no había Ciencia Ficción] tenía prejuicios hacia el posible argumento y hacia la calidad del libro).

Total, que resulta que en uno de los libros que debe catalogar se encuentra un esteganograma (mensaje cifrado de tal modo que a su vez, oculta la existencia de otro menaje cifrado, este mucho más fácil de descifrar [en principio]). El origen de este mensaje lo encontramos en un escritor de la edad media con una vida anodina. El descubrimiento del mensaje y su posible publicación podría afectar a la reputación de poderosas familias de origen noble inglés, así que mucha gente está en contra de que esto ocurra. Encontrar el libro y descifrar el mensaje llevará a nuestro protagonista a interactuar con programadores de videojuegos y con bibliotecarios expertos, cada uno de ellos descritos con profusión y mostrando sus rarezas para hacerlos más interesantes a nivel de creación de identidad de personaje.

Lo cierto es que como cuando empecé a leer el libro me esperaba lo peor, no me decepcionó el hecho que el libro en sí es flojo y “light” (en el sentido que no hace pensar ni plantea ninguna cuestión de las que me interese), pero se deja leer y cumple su función como lectura de evasión de fin de semana. Además, el autor me sorprendió gratamente cuando al describir el garito en el que vivía el programador con el que tiene que interactuar, indica que “las paredes estaban empapeladas con pósters del diagrama Mandelbrot reproducido en colores psicodélicos”. ¡Sí señor! Un buen freaky anclado en los años 80 debe tener un diagrama Mandelbrot colgado en su pared. Buena descripción.

MandelbrotYo no tengo ninguno, pero confieso que los fractales siempre me han fascinado. De hecho, mi pasión por la programación empezó cuando descubrí a los 13 años, que cuando en una ecuación de las que me enseñaban en la escuela substituía la variable por un número aleatorio (random), obtenía preciosos dibujos en la pantalla de mi ZX-Spectrum. En mi cabeza, las mates dejaron de ser algo abstracto para ser algo visual y bonito (…ingenua de mí). Cuando llegué a la universidad y me tocó estudiar conceptos como Ker, núcleo, Rank… en funciones algebraicas… por desgracia, me volvieron a poner en mi lugar y nunca me recuperé :-).

Pero volviendo al diagrama Mandelbrot (es el que muestro en la imagen adjunta), precisamente Benoit Mandelbrot, el matemático creador de las teorías sobre geometría fractal, murió este pasado 10 de octubre de 2010 y algunos medios de comunicación hicieron eco de ello y explicaron algunos de sus trabajos. A través de esta reseña yo también he querido rendirle un pequeño homenaje.

Aquí va el link de su ficha en la Wikipedia por si alguien desea ampliar la información: Benoit Mandelbrot

Aquí una conferencia de 17 minutos realizada por el propio Mandelbrot a principios del 2010 (es interesantísima): TED – Mandelbrot

Para ver preciosas imágenes fractales creadas a partir de los estudios de geometría de Mandelbrot, seguir este enlace de Google Images: Imagenes Mandelbrot

Reseña de “ANTÁRTIDA: ESTACIÓN POLAR”, Matthew Reilly – La Factoria

Antardida Estación PolarEste es un libro que se lee en un momento y que engancha desde la primera página, aunque no se trata de Ciencia Ficción propiamente dicha (cada vez cuesta más encontrar Ciencia Ficción en las librerías), se trata de un thriller tecnológico con una buena base científica y en clave de contexto militar.

Si no fuera porque queda claro que el autor es Matthew Reilly, un australiano nacido en 1974 del que no había leído nada anteriormente, como indica la reseña del New York Times, se diría que lo ha escrito el mismísimo Michael Crichton o Clive Cussler por el ritmo trepidante que imprime a sus escenas y por el suspense que genera al final de cada capítulo.

El libro nos narra una historia que transcurre en una remota estación polar estadounidense en la Antártida, donde un grupo de científicos ha descubierto un objeto atrapado en el interior de una capa de hielo de cuatrocientos años de antigüedad. A primera vista, dicho objeto parece una nave espacial y por ello, mucha gente está dispuesta a conquistar la base y hacerse con el objeto.

Un equipo de marines estadounidenses, con un carismático pero a la vez extraño teniente Shane Schofield a la cabeza, se dirige a la estación polar para proteger el hallazgo, mientras en los Estados Unidos un periodista investiga acerca de complots entre el ejército, la CIA y otras agencias gubernamentales, y un ex militar mira de desenmascarar a los infiltrados en el cuerpo de los Marines, de una de estas agencias.

Es muy curioso ver cómo el autor ha tratado las alianzas entre estados de la OTAN y cómo éstas alianzas tan pronto penden de un hilo, como pasado un rato, muestran ser las más solidas del mundo… al menos a ojos del público general. También es divertido ver a los franceses y a los ingleses como rivales de los norteamericanos… si alguna vez llevan el libro al cine y lo convierten en un guión, no creo que les permitan mostrar a fraceses e ingleses como a enemigos.

En definitiva, se trata de un buen libro para pasar un fin de semana entretenido, aunque no te obliga a concentrarte en los detalles ni a plantearte dilemas existenciales. Personalmente, he aprendido un montón sobre armamento militar y sobre estrategia. Aclarado esto, es un libro 100% recomendable.

Reseña de “LA RESURRECCIÓN DE ANTÁRTICA” de Jeremy Robinson – Thriller (Vía Magna)

A pesar de que La Resurección de Antártica no está publicado en la colección Quantum de Vía Magna, se trata de un libro de Ciencia Ficción.La Resurrección de la Antártida

El argumento que el autor plantea en el libro se basa el análisis de las consecuencias de un movimiento súbito de la corteza terrestre (al margen de la tectónica de placas), que provoca que todos los continentes queden movidos unos 40 grados respecto su posición actual. Así, los nuevos polos están ocupados por EE.UU y Australia, respectivamente, y la Antártida florece con una selva tropical.

Según la hipótesis del autor, éste fenómeno ocurre cada 10.000 años porque la Tierra gira sobre su órbita tambaleándose levemente debido a la acumulación de hielo en los polos, y es el desequilibrio entre el peso del Polo Sur y el del Polo Norte lo que provoca que cada cierto tiempo parte de la corteza se deslice encima del magma sobre el que flota. Esto explica mitos como el Diluvio Universal y un gran número de leyendas parecidas… también el de la Atlántida, aunque el autor no la nombra.

Evidentemente a raíz de la catástrofe mundial que provoca el movimiento de la corteza terrestre, una gran parte de la población ha perecido bajo las aguas que ha provocado el deshielo de los polos y el mundo tiene grandes dificultades en atender a los millones de heridos y desplazados que han sobrevivido a las heladas que se han producido en las zonas que ahora son los polos.

Siguiendo una costumbre tan americana (y que nunca he entendido), el mundo decide que para reclamar la Antártida se organice una carrera en la que habrá tres equipos vencedores que se repartirán este continente. Así que cada país prepara sus equipos.

Una vez en la Antártida, los equipos se enfrentarán a varios tipos de peligro: animales que han revivido gracias a la anhidrobiosis (una especie de liofiliación pero que permite que los animales revivan… que yo sepa hay ciertos organismos que sí tienen esta capacidad de regeneración), a dinosaurios y finalmente a demonios bíblicos que el autor llama Nephilim.

Puesto que Jeremy Robinson (el autor) es guionista de cine, todo el libro tiene ritmo y está muy bien narrado. Si de algo peca, es que en ciertos momentos parece que estemos en el capítulo de una serie de TV.

Un tema que sí me ha gustado es cómo el autor mezcla los movimientos de la corteza y todo el tema de los ciclos de 10.000 años, con el mapa de Piri Reis (un mapa otomano basado en otro mapa 1.500 años anterior a Colón, en el que aparecen las costas de América y la Antártida). Jeremy Robinson hace que los protagonistas vayan encontrando zonas que aparecen cartografiadas en este mapa y esto le da un interés adicional a la narración.

Una cosa que choca del autor es la extrema religiosidad de uno de los protagonistas… es casi como si estuviésemos leyendo ciencia ficción de Orson Scott Card… aunque en el prólogo del libro, el mismo autor nos confiesa que es Cristiano y nos prepara para lo que nos espera durante la lectura.

Con todo, el libro se deja leer bien y es divertido. Engancha desde el primer capítulo y es de esos que si lo llego a pillar durante agosto, me lo hubiera leído de un solo golpe, sin importar el número de horas que hiciera falta dedicarle. Como no ha sido el caso y aparte del trabajo en la oficina he tenido que impartir clases, he empleado 4 días… pero reconozco que ha habido momentos en los que me ha sabido mal tener que dejar el libro para otro rato de tranquilidad.

Buscando la imagen para ilustrar este post del blog he encontrado éste vídeo de presentación… no me extrañaría que el libro termine en forma de película… el trailer de presentación se lo han currado.

Más información sobre la anhidrobiosis: Anhidrobiosis
Información sobre el mapa de Piri Reis: Mapa de Piri Reis

Nos hablamos.